El consumo de carne en el país sigue en baja

La caída del consumo de carne en Argentina, un país ganadero y agrícola por excelencia, se debe a muchos factores que con el paso de tiempo han afectado el bolsillo de los argentinos.
Al restringirse el consumo, los productores también sufren complicaciones más allá de que sus productos sean colocados en mercados extranjeros.
Para indagar sobre la situación actual de este sector, dialogamos en FM Vos (94.5) con Miguel Schiareti, titular de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina.
«El sector está trabajando bien, el que no está bien es el consumidor que ha perdido poder adquisitivo por el atraso salarial y la inflación que vivimos en el país. Un kilo de milanesa vale entre 250 y 300 pesos, un alfajor 70 y un kilo de helado 600, lo cual queda claro que la carne es el alimento más barato», reconoció el dirigente.
«El año pasado fue malo para el consumidor, si mira los índices del INDEC hubo una caída de la carne (un 9.5%) y otros productos como lácteos y bebidas. Para nuestro sector la única medida de trascendencia fue el aumento a las retenciones a las exportaciones que pasó de 5 al 9 por ciento, el resto no es determinante para la política agroganadera», añade Schiariti respecto a la baja en el consumo de carne.

Cambio en hábitos
El tiempo avanza y las personas también. Anteriormente, el consumo de carne era muy elevado pero con el paso de los años, esa situación ha variado.
«El consumidor cambio los hábitos, antes en un asado había carne, chorizo y algunas achuras las cuales ahora no están o son reemplazadas por el cerdo o el pollo, si tomamos los últimos 30 años consumíamos 70 kilos de carne vacuna y 14 kilos de pollo, ahora eso es diferente ya que se comen 26 kilos de pollo. Hoy, el cerdo es un animal magro y ha dejado de ser una mala palabra para los médicos en cuanto a niveles de colesterol», señaló.
«No sólo ha cambiado el consumo de carne sino también en bebidas porque cuando yo era chico la cerveza era una bebida solamente de verano, hoy se ha convertido en una bebida de consumo diario», explicó Schiariti.
Por otro lado, el dirigente de sector de la carne confía en que el Gobierno nacional tomará medidas que favorezcan la industria y no la deterioren. «Tengo convicción de que este gobierno no cometerá los errores que cometió Guillermo Moreno donde se perdieron muchas cabezas de ganado que no se han podido recuperar», cerró.