El Desafío al Río Pinto vivió un escándalo por un control sanitario

De 153 muestras, 17 ciclistas no estuvieron aptos para competir

Una competencia que lleva más de 20 años y es una de las más reconocidas del continente, el Desafío al Valle del Río Pinto de mountain bike, cumplió a comienzo de mes su 24ª edición, pero en esta oportunidad todo se centró en una polémica, ya que de antemano la organización estipuló que habría controles sanitarios en la previa y antidoping en los podios.

Se ha hecho común el tema del dopaje en todos los deportes y, al ser una organización privada, realizaron controles a 153 participantes y 17 fueron considerados ‘no aptos’ para participar en la carrera, entre los que se encontraba Cristian Ranquehue, multicampeón de este desafío.

La competencia contó con la participación de bikers sanrafaelinos, que tuvieron una notable tarea en sus respectivas categorías en los 85 kilómetros que tuvo la carrera en La Cumbre, localidad ubicada en la provincia de Córdoba.

Uno de los organizadores de la competencia, Luciano Castellán, se refirió al tema en diálogo con FM Vos (91.5): “Nosotros somos una institución que no está federada  a la Unión Ciclista de la República Argentina, eso no quiere decir que no podamos organizar eventos  de ciclismo, ya que la provincia de Córdoba nos autoriza, no hay que pedirle una solicitud a la UCRA”.

“Ya habíamos decidido implementar los controles antidoping en 2013 a través de la Organización Nacional Antidopaje (ONAD), pero siempre tuvimos alguna traba. Ahora decidimos hacerlo nosotros por ser una institución privada y en esta oportunidad fue el control del hematocrito en la sangre, algo que es muy simple”, contó.

Agregó que “redactamos un reglamento propio con todas las especificaciones que constituyó la comisión antidopaje del club, que estaba compuesta por una médica deportóloga, un comisario  deportivo UCI y un oficial antidopaje nacional”.

“Ante esto se determinó que aquellos con más de 50% no serían de la partida y al momento se hizo un control aleatorio al azar, elegimos un laboratorio conocido de la provincia de Córdoba para que no quedaran dudas, con especialistas a cargo. Esa prueba se hizo estando el corredor presente y fueron 17 de 153 pruebas, a quienes se les devolvió el dinero de la inscripción”, remarcó  Castellan.

“Que quede en claro que lo que nos importa es la salud de los corredores, hubo ciclistas que superaron los 56,6 de hematrocrito, quienes pueden sufrir accidente cerebrovascular, de hecho, en el ciclismo los hubo”, concluyó.