El desafío del regreso a las aulas

El retorno a las clases presenciales pondrá en marcha hoy uno de los desafíos más importantes que encaran las autoridades provinciales en el regreso a la pretendida “nueva normalidad”, pero, también hay que decirlo, en plena pandemia.
La necesidad de que los alumnos vuelvan a las aulas luego de un año sin poder estar en las escuelas, con el incremento de la desigualdad, deserción y déficit de los aprendizajes que el cierre supone, es una realidad sobre la que casi todos los actores involucrados en el hecho educativo coinciden. No obstante, la faceta sanitaria también deberá ser observada con particular atención para evitar que los casos positivos de Covid-19 se multipliquen debido al movimiento social que la apertura de las escuelas implica. De hecho, el propio gobernador Suarez afirmó que la continuidad de la presencialidad depende del número de contagios.
Muchos estudiantes, padres y docentes piden volver a las aulas. Es esa la lógica que se ha seguido desde el Gobierno provincial, para ordenar el ciclo lectivo tal y como hoy se pone en marcha. Otros, en tanto, reclaman que, si se hizo un esfuerzo titánico durante casi un año completo para evitar contagios, ese objetivo no se pierda de vista por volver a las aulas “a como dé lugar”.
En el medio, el reclamo del principal gremio que tienen los trabajadores de la educación de la provincia, que deriva en una medida de fuerza que hoy veremos qué acatamiento tiene. Las principales demandas gremiales tienen que ver –según su visión– con la falta de estructura edilicia para cumplir los protocolos y la falta de vacunación de los trabajadores, entre otros.
Nadie está conforme con la escuela remota: ni la familia, ni los chicos, ni los docentes. También está claro que, pedagógicamente, la potencia de la presencialidad es irreemplazable por la virtualidad.
Los distintos países han abierto y cerrado escuelas, y han probado sistemas mixtos, y lo que queda claro es que la mejor solución a este dilema necesita equilibrio, protocolos, creatividad y un esfuerzo extra. La realidad, a partir de hoy, nos mostrará quién tiene la razón.

Compartir

¿A qué atribuye que Gildo Insfrán lleve 25 años gobernando la provincia de Formosa?

Artículo anteriorMacri manifestó su apoyo a las protestas contra el Gobierno
Artículo siguienteFrase