El desempleo sigue en alza en Estados Unidos

Estados Unidos se acerca a casi 40 millones de desempleados luego que otros 2,44 millones de estadounidenses solicitaron la semana pasada beneficios por falta de trabajo tras nueve semanas de azote del covid-19 en el mercado laboral, según datos del Departamento de Trabajo.

Las cifras semanales se conocen en medio de una serie de quiebras y a medida que más empresas anuncian más despidos agobiadas por la situación económica.

Si bien el mes de mayo todavía representa un asombroso total de pérdidas de empleos, el número de solicitudes de prestaciones por desempleo ha disminuido gradualmente después de alcanzar un pico de 6,8 millones en la semana que terminó el 28 de marzo, en los primeros días de la pandemia en el país.

Fuentes del Departamento de Trabajo estiman que las cifras continuarán subiendo y que más personas estarán solicitando beneficios semanales.

«Con una novena semana consecutiva de nuevos reclamos semanales de desempleo contados por millones, aunque a un nivel más bajo que antes, uno podría verse tentado a concentrarse en la disminución continua», dijo Mark Hamrick, analista económico senior de Bankrate.

«Pero con 2,4 millones de nuevos reclamos la semana pasada, este número de nuevos reclamos solo es casi igual a la población de la ciudad de Houston, Texas», agregó.

Para paliar los estragos económicos causados por la pandemia, la Reserva Federal (Fed) lanzó todo su arsenal monetario con inyecciones masivas de liquidez en los mercados financieros, compras masivas de deuda y baja de las tasas de interés prácticamente al 0 %.

El dato semanal, que estuvo levemente por encima de la expectativa de los analistas, fue inferior a los 2,68 pedidos de la semana anterior y continuó una disminución gradual de los trámites a medida que la mayor economía del mundo ha ido reanudando las actividades a ritmo variado en los diferentes estados.

El promedio de solicitudes de este beneficio en las últimas cuatro semanas, un indicador que atenúa los altibajos semanales y da idea de la tendencia, fue de 3,04 millones, comparado con la media de 3,54 millones de la semana anterior.

Según las cifras oficiales el índice de desempleo en Estados Unidos pasó del 4,6% de la fuerza laboral en marzo al 14,7% en abril, con un impacto mayor entre los trabajadores latinos, con una tasa del 18,9% de desempleo, y los afroamericanos con una del 15%.

Los analistas calculan que, sumando todos los programas de prestaciones por desempleo, el paro llega a casi el 18% de la fuerza laboral. Este cálculo supera en mucho el índice de desempleo del 10% marcado en octubre de 2009 cuando el país salía de la Gran Recesión (2007-2009), y se acerca a las marcas de la Gran Depresión en la década de 1930.

Hasta febrero pasado, y por varios meses, el promedio semanal de solicitudes de subsidio por desempleo había estado en unos 200.000 trámites, y el índice de desempleo se había mantenido en alrededor del 3,5%, el más bajo en medio siglo.

Si la reanudación gradual de las actividades no causa un recrudecimiento de la pandemia, según los analistas la tasa de desempleo seguirá bajando y estará en alrededor del 10% hacia fines de año.

­