El director y parte del personal médico de la Clínica Ciudad están aislados con coronavirus

El doctor Roberto Muzio, quien está a cargo de la Dirección Médica de la clínica Ciudad, dijo a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael que “hay dos profesionales y 15 compañeros en total –incluyendo enfermeros y personal administrativo– afectados por Covid-19”. En cuanto a la atención, expresó que siguen trabajando con normalidad y que las medidas tomadas en torno a las cirugías programadas, los han ayudado.
Destacó primeramente que las personas con Covid se encuentran realizando cuarentena en sus hogares. Aclaró que el director y jefe de Terapia Intensiva de la clínica Ciudad, Marcelo Hoffman, está infectado, pero prefirió no dar detalles al respecto.
Aclaró que a pesar del faltante de ese personal, la clínica está trabajando con normalidad. “Hay una serie de disposiciones que las tomó el Ministerio, no nosotros, que en este momento también nos ayuda; por ejemplo, actualmente toda cirugía programada no se hace; se hacen sólo cirugías oncológicas y de urgencia, el resto no porque es muy riesgoso para un paciente traerlo para operarlo, por ejemplo, de la cadera, y que termine infectado; una hernia, la vesícula… todo eso no se está haciendo”, explicó.
Respecto del origen de los contagios, el doctor Muzio destacó que no considera que hayan tenido que ver con el contacto estrecho sino que “es comunitario”, pues “el virus ya está y está en todos lados”. “Tenemos un empleado que vive en una finca, y sin embargo, estuvo positivo; se cuida y demás, pero vino infectado desde la finca, no se infectó acá, no sabemos; es una situación que está complicada para todos; Mendoza está complicada”, destacó, y agregó que hay un cansancio generalizado del encierro, para llegar a un pico muy grande en la actualidad. “Es muy difícil decirle a la gente que no salga, que no haga esto o lo otro, porque hace seis meses que se lo estamos diciendo; igual, los cuidados que hay que tener son simples y no hay que asustarse, lo peor es el pánico; hay que usar tapaboca, lavarse las manos con frecuencia, mantener una distancia de 2 metros… es lo que hacemos nosotros acá en la clínica y nos podemos infectar, pero tomamos todas las medidas para no hacerlo”, resaltó.
Aclaró, además, que aquellos pacientes que no requieren tratamientos médicos complejos son aislados en habitaciones de un hotel –y visitados por enfermeros–, lo que les permite tener más camas disponibles en la clínica.