SECCIONES
  • Cuando la patria está en peligro todo está permitido, excepto no defenderla.| José de San Martín

miércoles 25, de mayo , 2022

El drama de los que viven hace 15 días sin luz: “No paro de llorar y terminé en el hospital por el estrés”

Es un tema recurrente en la Argentina. No de ahora, sino desde hace mucho tiempo. Y nadie lo resuelve, mucho menos las compañías proveedoras de energía eléctrica, es decir Edenor y Edesur. Llegan las altas temperaturas e indefectiblemente, también llegan los cortes de luz, con todo lo que esto implica.

La gente reclama y pide respuestas y soluciones, que nunca llegan. Todo se transforma en una verdadera tortura para los usuarios que se ven seriamente afectados y a los que no les queda otra que salir a las calles a protestar. El barrio porteño de Mataderos no es la excepción y los vecinos cortaban la avenida General Paz para hacer sentir su voz y exigir la restitución del servicio eléctrico cortado, en la mayoría de los casos, desde hace ya 15 días.

Sara Siniscalchi, domiciliada en la calle Emilio Castro y Saladillo, del mencionado barrio porteño; es uno de los casos que representa el duro estado de cosas de los vecinos. Ella tiene 71 años de eded y cuenta a quien quiera oírla que transpira sin parar y no deja de llorar. Eso se llama, sin más vueltas, estrés y angustia.

«El calvario empezó el 31 de diciembre. Primero el corte fue por algunas horas, luego retornó, pero ya del 1° al 4 de enero la luz no volvió. El 5 desde Edesur nos colocaron unos generadores, pero ya desde el primer momento nos alertaron que era algo provisorio, y así fue. En menos de 24 horas el equipo se fundió, lo retiraron y nunca más lo reemplazaron, cuenta indignada» dijo muy dolida y angustiada Sara.

Corte de luz de Edesur y EdenorVecinos sin luz.

Y es que estos interminables cortes de luz generan no solo este tipo de situaciones complicadas para la salud, sino también serios inconvenientes a la hora de conseguir agua fria y alimentos que estén en buen estado.

«El estrés hizo que al séptimo u octavo día – ya juro que no sé en qué día vivo- empezara a llorar. La angustia de no poder vivir de manera digna me generó un dolor fuerte en el ciático y mi marido me tuvo que llevar hasta el hospital. Ahí me dieron una medicación pero la calma duró poco, al rato volvieron los dolores. Los médicos me dijeron que era por el estrés», comentó Sara; que es un símbolo del sufrimiento de miles de personas a causa de la inacción de las autoridades y las empresas de energía eléctrica.

Fuente: Diario 26

Download PDF

Click para descargar o imprimir la nota

La información justa siempre con vos!

MÁS LEÍDAS

MÁS LEÍDAS

Noticias Relacionadas

¡Bienvenido de nuevo!

Inicie sesión en su cuenta a continuación

Recupera tu contraseña

Ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.

Agregar nueva lista de reproducción