El éxito de un comentario erróneo es más fuerte que la verdad de las cuestiones trascendentales:

especto de las palabras del Dr. Albino en su exposición en Senadores del Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Amargamente observamos cómo los dichos del Dr. Albino respecto del uso de preservativos desencadenó una serie de comentarios y acciones que, en sí mismas, resultaron más trascendentes que su propia exposición en la Cámara de Senadores. ¿No será que el árbol no nos deja ver el bosque?

Estamos dejando de lado el contenido exquisito que abordó respecto de la desnutrición, de la salud infantil, de la forma en que estos y otros temas se pueden encarar para ayudar a un niño a una vida digna, y solamente vemos comentarios hostiles. ¿Será necesario siempre sacar a relucir lo que se considera malo y no valorar lo que es bueno?

En mi humilde opinión, habría que analizar varios de los temas que abordó el Dr. Albino, y tal vez así como hoy se discute una ley de interrupción voluntaria del embarazo, extraer el tema de la desnutrición y ver qué políticas de Estado y/o leyes se les cae en mente a nuestros gobernantes o legisladores, ya que ellos también representan a los infantes.

Tal vez en esos temas podamos exaltar la figura del Dr. Albino, aprender de su docencia y poner tanto esfuerzo (como lo han hecho hasta ahora con el proyecto en cuestión) en acciones concretas que permitan sacar a nuestros niños de infancias no deseadas (llámese interrupción de la desnutrición).

Daniel Giordano