El Gobierno considera que la marcha de apoyo fue «una inyección de energía» para octubre

El Gobierno nacional considera que las múltiples marchas del sábado en apoyo al presidente Mauricio Macri fueron «una bocanada de aire» fresco y «una inyección de energía» de cara las elecciones generales de octubre, luego de la derrota en las recientes primarias PASO,

«Es una inyección de energía para el Presidente, para los fiscales y para nuestros votantes», dijo hoy una fuente de la Casa Rosada en coincidencia con otros funcionarios consultados por Télam.

También la califican como «una bocanada de aire fresco», después de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) del 11 de agosto, cuando la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner, del Frente de Todos, fue la más votada por 15 puntos de ventaja sobre el binomio Macri-Miguel Pichetto, de Juntos por el Cambio.

En el Gobierno no esperaban tanta concurrencia a la plaza de Mayo ni tampoco las réplicas que tuvo en todo el país, por eso la presencia de Macri desde el balcón de la Casa Rosada se gestó a último momento, aseguraron fuentes oficiales.

«Los escuché, sé lo que están pasando. Decidimos cambiar porque podemos ser mejores, no podemos abandonar, tenemos que seguir juntos, ahora más que nunca, porque tres años es poco para cambiar una historia, y la estamos cambiando, diciéndonos la verdad, sin robarnos, sin engañarnos, sin atajos, trabajando juntos, dialogando, y así vamos a construir la Argentina que queremos», dijo Macri en un mensaje grabado anoche para los manifestantes.

Mañana, la Mesa Política de Juntos por el Cambio volverá a reunirse a las 17 donde analizarán el impacto de la marcha del sábado y las próximas acciones que realizarán de cara a la campaña electoral, en la cual buscan revertir en los comicios del 27 de octubre la derrota en las Paso, informaron fuentes políticas.

Participan de la Mesa política, el candidato a vicepresidente Miguel Pichetto, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el jefe de Gabinete Marcos Peña, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, la gobernadora María Eugenia Vidal, y los jefes de los bloques oficialistas, el diputado radical Mario Negri y el senador Luis Naidenoff,

Esta mañana, algunos referentes del oficialismo destacaron la llamada «movilización del 24A», aunque sin aventurarse en el efecto que eso podría tener en las elecciones generales del 27 de octubre próximo

Una de ellas fue la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, según quien fue una manifestación «por la libertad y contra el miedo».

«Todos sabemos que detrás» de Alberto Fernández «está Cristina Kirchner, (Hugo), Moyano, (Eugenio) Zaffaroni y Dady Brieva, pidiendo una Conadep del periodismo, y La Cámpora», declaró la funcionaria a radio Mitre.

Por su parte el diputado de Cambiemos Waldo Wolff dijo hoy que la masiva movilización demuestra que hay «mucha gente dispuesta a seguir peleando más allá del resultado electoral».

«Me da cierta tranquilidad que, en medio de grandes incógnitas que tiene hoy la Argentina, haya mucha gente dispuesta a seguir peleando más allá del resultado electoral, que no deja de ser parte del juego de la democracia», indicó en declaraciones a Radio con Vos.

«Hay mucha gente que dice «ojo que nosotros no vamos a tolerar ciertos avasallamientos que fueron flagrantes durante la gestión anterior»», advirtió.

En esa línea, remarcó que la movilización del sábado mostró que «más allá de algunas disidencias con este Gobierno», la gente manifestó su respaldo a «la institucionalidad y el respeto» a las instituciones.

«No hubo consignas. Nuestros votantes estaban necesitados de compartir la angustia de no estar solos y que somos muchos», analizó el diputado oficialista.

La movilización fue impulsada por personalidades como el cineasta Juan José Campanella y el actor y ex diputado Luis Brandoni como una demostración de apoyo a Macri luego de la derrota en las PASO y la posterior fuerte alza del dólar e inestabilidad de los mercados.