El Gobierno demora el envío del proyecto sobre “reperfilamiento” de la deuda al Congreso

El Gobierno decidió suspender el envío del proyecto de ley de reperfilamiento de la deuda pública y buscará primero llegar a algún consenso con los bloques opositores antes de presentar la iniciativa en el Congreso.

Así lo decidió el Poder Ejecutivo tras una reunión en la que participaron ministros del gabinete y las principales espadas parlamentarias del oficialismo. “Pusimos como objetivo central buscar consensos con la oposición antes de enviar la ley al Congreso. Vamos a avanzar en reuniones con los referentes opositores parlamentarios para lograr acuerdos previos al envío del proyecto y de la ida de Hernán Lacunza a la Comisión Bicameral”, comentaron fuentes oficiales.

 

El plan original preveía que este lunes ingresara el proyecto que buscará dar un marco normativo a la reprogramación de pagos de bonos de mediano y largo plazo que estén regidos por la ley argentina y que más adelante el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, acuda al Senado para explicar los alcances de la iniciativa.

 

El jefe del Palacio de Hacienda tenía previsto presentarse este miércoles a las 15 en el Salón Atrio, en el marco de la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior.

 

De la reunión de dirigentes del oficialismo participaron el ministro del Interior Rogelio Frigerio, el secretario de Interior Sebastián García De Luca, el candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

 

“El Gobierno decidió buscar consensos políticos antes de enviar el proyecto de deuda al Senado, por lo que se suspenderá la presencia del ministro para generar el diálogo correspondiente”, escribió Pinedo en Twitter, luego de participar del encuentro.

 

La renegociación de la deuda de mediano y largo plazo incluye, según cálculos preliminares, unos U$S40.000 millones. Los títulos públicos argentinos sufrieron en los últimos meses ventas masivas por parte de los inversores. En el último año, algunos bonos tuvieron pérdidas de valor superiores al 60%.

 

El Gobierno sostiene que el reperfilamiento de la deuda permitirá aliviar la carga de deuda y dar mayor margen de maniobra al Banco Central para usar reservas y contener al dólar.

 

(Fuente: TN)