El gobierno interino de Bolivia rompe relaciones con Venezuela

La canciller en funciones, Karen Longaric, aseguró que pedirán a los diplomáticos «que representan al gobierno de Nicolás Maduro» que abandonen el país.

El gobierno interino de Jeanine Áñez rompe relaciones con Venezuela. La canciller en funciones, Karen Longaric, aseguró que pedirán a los diplomáticos «que representan al gobierno de Nicolás Maduro» que abandonen el país y  anunció que el nuevo gobierno, establecido tras la renuncia de Evo Morales el 10 de noviembre, abandona la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y analiza su desvinculación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), dos organizaciones forjadas por el eje progresista con el gobierno venezolano.

Los anuncios se produjeron en el marco de una rueda de prensa donde se presentó a 9 venezolanos arrestados por las autoridades bolivianas, acusados de instigar las protestas en contra del gobierno en funciones.

Las elecciones presidenciales del 20 de octubre, en las que Morales buscaba un cuarto mandato entre señalamientos de abuso de poder, dejaron una profunda crisis política en Bolivia.

La Organización de Estados Americanos (OEA) realizó una auditoría de los resultados después de las numerosas denuncias de fraude electoral y en su informe preliminar habló de «irregularidades» en los comicios.

Tras el informe de la OEA, Morales anunció el domingo la repetición de las cuestionadas elecciones presidenciales. Sin embargo, las Fuerzas Armadas «sugirieron» que renunciara, lo que el mandatario acabó haciendo horas después, tras casi 14 años en el poder y la aceptación del asilo ofrecido por México.

El asilo a Morales en México -celebrado y mediado por el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández- fue interpretado como un importante giro del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en su política hacia la región y el resto del mundo.

Fuente: BBC Mundo