El jefe de la Policía Vial habló de la problemática de conducir alcoholizado

El comisario Iván Bermúdez, jefe de la Policía Vial de San Rafael, lamentó el siniestro vial que provocó el fallecimiento de Santiago Zaragoza, quien murió debido a las graves lesiones que le provocó el impacto, al ser atropellado en la calle Tirasso. Además, agregó que debería cambiarse la legislación vigente.
En diálogo con FM Vos (91.5) y Diario San Rafael, relató que la víctima caminaba junto a un amigo en dirección al sur cuando fue impactado por un vehículo que lo hacía en la misma dirección. “El punto de impacto lo desconozco, igual no me gustaría inmiscuirme en cosas tan técnicas porque son para resolver por parte de la Justicia”, aclaró, y agregó que “un accidente lo puede tener cualquiera, pero hay ciertas circunstancias que son inentendibles, como irse del lugar, sumado a que no es un hecho aislado, porque lamentablemente debemos decir que esto se quiere tornar hasta recurrente y eso es lamentable”.
Si bien quedarse en el lugar no hubiera cambiado el desenlace final, ya que la víctima –por desgracia– igualmente habría perdido la vida, se espera otra actitud, por una cuestión de humanidad, empatía y respeto.
Sobre todo lo expuesto y otros casos que han ocurrido en los últimos tiempos, el comisario señaló que a su criterio “debería haber un cambio de legislación”, refiriéndose así a la necesidad de endurecer penas para quienes conduzcan vehículos en estado de ebriedad. “Como digo, un accidente nos puede ocurrir a cualquiera, el tema es tomar el mando de un vehículo alcoholizado: en eso me parece que hay falta total de responsabilidad de parte del conductor”, destacó, y lamentó que “nada es suficiente para este tipo de situaciones: se hace prevención en los medios de comunicación, campañas, pero parece que no queremos tomar conciencia de este flagelo”.
Suele haber críticas a la Policía por no controlar a los conductores que manejan ebrios. El comisario dijo que sería ilógico e irreal controlar a la totalidad de los vehículos. Que se hacen controles, pero que es imposible hacer más de lo que se lleva a cabo.