El Justicialismo le pedirá a Cornejo bajar el decreto por el fracking para analizarlo en la Legislatura

El diputado justicialista Gustavo Majstruk pretende que se deje sin efecto el decreto que reglamenta la actividad del fracking en Mendoza, y que se envíe dicha reglamentación a la Legislatura a fin de que sea analizada y revisada.

El legislador señaló que es responsabilidad de la Legislatura promover el uso racional y sustentable de los recursos naturales, prevenir efectos nocivos o peligrosos de actividades que impliquen alteración del medio ambiente.

“Estamos hablando de una de las actividades potencialmente más peligrosas en el ámbito hidrocarburífero, no estamos en contra de que Mendoza pueda ampliar su matriz productiva, que pueda crecer. Crecer a costa de qué. Le pedimos al gobernador que esto se debata en la Legislatura como corresponde. Seguramente van haber muchas voces en contra, algunas a favor, pero no queremos prohibirlo por prohibirlo, es decir, hasta que no tengamos todas las garantías. Hoy el gobierno, la verdad que las garantías y las respuestas que tenemos y que hemos pedido de lo realizado hasta ahora, de los informes que ha realizado el propio gobierno, no nos convence y nos preocupa. Además se han detectado pérdidas, las cuales no conocemos que ha ocurrido, no sabemos porque no lo dice el expediente. Entonces, entendemos que por más que digan que esta actividad se va a realizar bien, con todos los controles, creemos que ha tenido un tratamiento muy liviano por parte del Estado, del gobernador en habilitarlo así como lo ha hecho”, dijo el diputado.

El Gobierno provincial publicó el 9 de marzo el decreto que establece que todo proyecto de exploración y explotación en formaciones no convencionales debe pasar por una evaluación ambiental. En sus artículos exige la adopción de un sistema cerrado de procesamiento de fluidos y que se realicen controles de la medidas preventivas para preservar aguas superficiales y subterráneas.

La Estimulación Hidráulica consiste en utilizar la potencia hidráulica mediante el bombeo de agua a alta presión para producir micro-fracturas que conecten los poros donde se encuentran los hidrocarburos. El proceso de estimulación es puntual, se extiende por aproximadamente 2 horas y concluido ese período el pozo se pone en producción. Se desarrolló en los años 40 y en Mendoza se aplica desde la década del 60 en formaciones convencionales.

Fuente: Jornada Mendoza

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorCondenaron a 18 años al asesino de un policía en Mendoza
Artículo siguienteConfirmaron lo peor: a la joven tucumana la asesinaron