El líder de Los Enanitos Verdes se casó con su novia de la juventud, después de 32 años sin verse: conocé su historia de amor mendocina

Una historia de amor que parece haber salido de una novela. Así es el relato de Marciano Cantero, líder de Los Enanitos Verdes, quien se casó con el amor de su vida luego de 32 años sin verse.

 

En 1981, Marciano y Viviana tenían 21 años cuando se enamoraron y comenzaron una relación. Los Enanitos Verdes llevaban un poco más de dos años de vida y aún no eran tan reconocidos en la escena musical.

Pero su suerte cambió tras participar del Festival La Falda en 1984, evento en el que fueron elegidos la banda revelación. Es ahí que el trío decidió dejar su ciudad natal, Mendoza, para ir a Buenos Aires con el objetivo de grabar su primer disco, indica Clarín en una publicación.

El líder de Los Enanitos Verdes se casó con su novia de la juventud, después de 32 años sin verse: conocé su historia de amor

 

“Cuando nos fuimos con Los Enanitos a Buenos Aires, con Viviana dejamos de salir porque yo tenía que seguir con mi carrera, pero nunca tuvimos una pelea, terminamos bien”, recordó el compositor en una entrevista que dio para una radio argentina.

Pese a la ruptura, mantuvieron el contacto vía correo, debido a que en esa época no existían los mail ni aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp.

Estando de gira en Bogotá, un día el compositor se inspiró en esas cartas para escribir uno de sus temas más recordados. “Siempre me preguntaba por qué había pasado todo lo que pasó, la letra refleja el dolor de ese momento”, explicó el artista.

El tema, denominado ‘Tus viejas cartas’, fue incluido en el exitoso disco ‘Contrarreloj’, de 1986, y tiene una frase que se refiere claramente a esa ruptura: “¿Y dónde quedó ahora, esa hermosa ilusión?”.

Pasaron 32 años y al parecer esa ilusión se mantuvo intacta. Se reencontraron en Mendoza y, en el 2018, decidieron casarse y darle un mejor desenlace a su historia. Cantero volvió a radicarse en su ciudad natal, donde vive con su amor de juventud.

 

 

 

 

Fuente: El Universo