El Nihuil se encuentra a sólo el 30% de su capacidad

Es el embalse más bajo de toda la provincia de Mendoza

Durante el fin de semana se mostraron muchas imágenes para advertir sobre el bajo nivel de Potrerillos, que está al 50% de su capacidad, pero en nuestro departamento hay dos embalses que se encuentran en la misma situación y uno que está en fase crítica.

Es que según los números del Departamento General de Irrigación, Potrerillos está al 54%, mientras que en el Sur provincial, Agua del Toro y Valle Grande están al 51%.

En la cuenca del Diamante, Agua del Toro presenta 145 hectómetros cúbicos, muy por debajo de los 257 que tenía el año pasado para esta fecha. En lo que hace a Valle Grande, son 70 hectómetros cúbicos cuando en 2017 eran 88.

La peor situación se registra en el embalse El Nihuil, que apenas presenta un tercio de su capacidad. Desde Irrigaciòn destacan que tiene el 33% de agua, con apenas 70 metros cúbicos (sobre una capacidad de 212), y en una situación mucho más precaria que el año pasado, cuando se ubicaba en 121.

“El año hídrico, que finaliza en octubre del año que viene, va a ser muy difícil”, explicó el ingeniero Ricardo Nordenstorm sobre la situación de los ríos mendocinos.

“Hay menos agua. El embalse de Potrerillos está al 55%, El Carrizal está al 46% de su capacidad y Agua del Toro y Los Reyunos al 67 %”, explicó, a la vez que planteó la situación crítica del Atuel, donde consignó que “Nihuil y Valle Grande están al 40 % y cerca del límite operativo inferior”.

La situación de sequía y escaso escurrimiento de agua, tal como anticipó Irrigación cuando presentó el Pronóstico de Escurrimiento, es muy grave.

CAUDALES

Actualmente el río Atuel está entregando 25 metros cúbicos por segundo de agua, mientras que ingresan apenas 17, un 50% de la media histórica del caudal, que es de 35.

En el Diamante, se erogan 30 metros cúbicos por segundo, cuando llegan sólo 12, y la media histórica marca un caudal de 30.

En ambos casos el ingreso de agua es sensiblemente inferior al egreso. Por eso se debe administrar y restringir el riego, para que alcance para todos, porque la demanda no baja y tiene que “aguantar” todo el verano y llegar hasta la próxima primavera.