El Nobel de la Paz tiene dos galardonados: una activista y un médico

La activista yazidí iraquí Nadia Murad y el médico congoleño Denis Mukwege recibieron hoy en Oslo el premio Nobel de la Paz 2018. «El único premio en el mundo que puede restablecer nuestra dignidad es la justicia y la acusación a los criminales», dijo la activista que fue esclava sexual de los milicianos del Estado Islámico.

Su deseo, según contó, es que los líderes mundiales transformen su cercanía a las víctimas en acciones contra los autores de abusos. «No busco mayor comprensión. Quiero traducir estos sentimientos en acciones», sostuvo.

A su vez Mukwege apeló a una fuerte intervención internacional contra los abusos sexuales como arma de guerra. «Insisto en la reparación, en medidas que den una compensación a las sobrevivientes y les den condiciones para iniciar una nueva vida», dijo.

Mukwege fundó en el este del Congo un hospital donde curó a miles de víctimas de violaciones durante dos décadas de guerra en su país. «Pido a los países a apoyar una iniciativa de crear un fondo global para la reparación en relación a las víctimas de violencia sexual en conflictos armados», indicó.