El obispo habló del pedido para retomar misas con fieles

Los fieles cristianos del Sur mendocino aguardan con expectativa la respuesta al pedido para volver a celebrar misas con presencia de fieles. La definición está en manos del Gobierno nacional.
La vuelta se hará, en caso de aprobarse, con solo el 25% de la capacidad de cada templo y otras medidas de seguridad sanitaria.
La Iglesia sureña explicó el jueves que “en común acuerdo con los tres Intendentes del Sur mendocino (San Rafael, General Alvear y Malargüe), el Sr. Obispo de la Diócesis de San Rafael, Mons. Eduardo María Taussig, ha elevado al Sr. Gobernador de la Provincia, Dr. Rodolfo Suarez, una petición para reanudar la celebración de la Santa Misa con participación de los fieles, de acuerdo a un estricto protocolo, que se adjunta a la carta elevada”.
En diálogo con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael, Taussig señaló que el pedido “es que podamos celebrar las liturgias con fieles, hasta ahora el acceso a los templos está permitido individualmente, pero no se puede celebrar la misa u otros sacramentos con un número mayor. Hemos ido ponderando la situación y teniendo en cuenta el anhelo del pueblo cristiano, hemos hecho una carta poniendo a consideración esta situación para que el Gobernador la eleve a la Nación, que es donde se tiene que autorizar, como ya se ha hecho, por ejemplo, en Posadas”.
Afirmó que tomarán todas las medidas de precaución necesarias, como la reducción de la cantidad de asistentes, la no presencia de niños, entre otras.
Si no se aprueba en estas horas para volver este domingo (Solemnidad de Pentecostés), se espera poder tener el permiso para el domingo 7 de junio.
El obispo contó que “hemos pedido un 25 por ciento de la capacidad de cada templo, y se marcarán los lugares designados para guardar los 2 metros entre cada fiel, habrá un sistema de inscripción previa que cada párroco organizará para tener la seguridad de que van a ir y tener su lugar”.
Respecto a los pedidos para abrir la cuarentena, opinó que “comprendo la necesidad de cada sector y persona, hay que tener en cuenta que estamos ante un virus desconocido y muy artero que obliga a las autoridades a tener la mayor cautela por el bien de la vida, no estamos exentos de que pase; el cuidado de la vida propia y los demás lleva a tener que extremar las medidas y ser muy cuidadosos. En Italia ha pasado que en Milán tienen que volver a poner medidas más severas”.
Sobre el aumento de la pobreza, aseveró que “todos vamos a ser más pobres, el mundo pierde entre un 10 y 20 por ciento de su PBI y siempre son los más pobres los que más lo sufren. A un multimillonario perder el 30% de su riqueza no le cambia la vida, pero para el que pierde su trabajo y no puede llevar el pan a la mesa es muy angustiante”.