El oso Arturo

El traslado del oso Arturo, el único oso polar que queda en el país, de Mendoza a Canadá se ha transformado en un tema de estado en la provincia y de preocupación a nivel nacional e incluso mundial a través de las campañas de Greenpeace. El hecho admite distintas interpretaciones, pero habla claramente de la fragilidad institucional en primer lugar. Es que no está mal que se atienda la calidad de vida de un oso polar en el tórrido verano mendocino, lo que sí alarma es que no se genere la misma preocupación con respecto a la calidad de vida de los mendocinos, una asignatura pendiente de casi todos los gobiernos y de la sociedad mendocina de las pasadas tres décadas.