El papa Francisco encabezó la Vigilia Pascual y bautizó a diez personas

|
|
|

El papa Francisco presidió este sábado la celebración de la Vigilia pascual, uno de los ritos más antiguos de la liturgia y en el que bautizó a diez personas de entre 7 y 58 años, procedentes de Italia, Vietnam, Bielorrusia, Senegal, Líbano y Francia.

Con esta ceremonia, la cristiandad vela por el tránsito de Jesús, que pasa de la cruz a la vida, de la muerte a la resurrección, según el Vaticano.

 El rito comienza con la bendición del fuego, por lo que el pontífice incidiró con un punzón sobre el Cirio Pascual, que lleva una cruz con la primera y la última letra del alfabeto griego, la alfa y la omega, y las cifras del año en curso.

 Mientas, el obispo de Roma pronunció en latín un antiguo pregón que reza «Cristo ayer y hoy, principio y fin, alfa y omega. A Él pertenece el tiempo y los siglos, a Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos».

 Después, dio comienzo la procesión hacia el altar mayor, en un ambiente de pleno recogimiento, encabezada por el diácono que portaba el Cirio y conformada por el pontífice, diferentes miembros del clero y algunos fieles que asistieron a la vigilia.

 Una vez en el altar mayor, y tras la bendición del papa, el diácono impregnó el Cirio con incienso al tiempo que proclamaba el «Exultet», el anuncio de la Pascua, al que los fieles atendieron con una vela encendida.

 Tras el rito del encendido, marcación y bendición del Cirio se celebró la «Liturgia de la Palabra» y la «Liturgia Bautismal».

 La tradicional y antigua «Liturgia de la Palabra» consistió en la lectura del libro del Génesis, en esta ocasión en francés, del libro del Éxodo, en español, y del libro del profeta Ezequiel, en inglés.

 Acto seguido se procedió a la «Liturgia Bautismal», en la que el papa bautizó a varios catecúmenos (personas que aspiran al bautismo).

Este acto precede a la misa solemne de este domingo (a las 5.15 de la Argentina), Domingo de Resurrección, en la que el papa leerá el Mensaje Pascual en una plaza de San Pedro decorada con miles de flores obsequio de floricultores holandeses, según Radio Vaticano.

Además, en esta ceremonia se procederá al canto pascual de la Liturgia bizantina para celebrar que este año el occidente y el oriente cristiano celebran la Pascua el mismo día.

 Por último y como acto conclusivo, el papa argentino impartirá la tradicional bendición Urbi et Orbi (para la ciudad y para el mundo) desde la logia central de la basílica.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anterior¿Cuáles son los mejores y los peores trabajos?
Artículo siguienteRepudian una nueva amenaza a un diario en Mendoza