El permanente flagelo del maltrato infantil

Según los datos oficiales, la línea 102 –que desde hace 21 años busca brindar asistencia y contención en situaciones que puedan implicar la vulneración de derechos de los menores mendocinos– recibió el año pasado más de 19 mil llamados, lo que representó un incremento de casi el 7% en relación con 2018.
Respecto al tipo de situaciones detectadas, el muestreo evidenció que el 28,8% correspondió a maltrato físico, el 10,8% a abusos sexuales, un 16% a la falta de un adulto protector, 14% a la falta de cuidados básicos y el 8% a maltrato psicológico. Asimismo, quedó claro que la mayor cantidad de casos se da entre los 5 y los 14 años, es decir, en edad escolar.
Se estima que en la Argentina hay más de 4 millones de niños, niñas y adolescentes que son víctimas de algún tipo de violencia, y cerca de 10 mil chicos que no tienen cuidados parentales.
Decía el poeta austro-húngaro Rainer María Rilke que la infancia “es la verdadera patria de las personas”, compuesta de lugares, colores y olores que nos devuelven a un mundo de seguridad que encarna el ideal de felicidad. Mucha gente, probablemente la mayoría, hemos tenido una patria feliz y quizá por ello hemos ignorado o silenciado demasiado tiempo un problema muy grave: que muchos niños, niñas y adolescentes sufren situaciones de violencia.
Al ratificar la Convención de los Derechos del Niño, el Estado argentino asumió el compromiso de garantizar cada uno de los derechos allí enunciados. El resguardo de toda forma de violencia es uno de los prioritarios y es, además, fundamental en tanto es la llave inicial para el desarrollo pleno de nuestras generaciones futuras.
Son necesarias políticas públicas estatales de abordaje integral que garanticen seguridad y protección en los ámbitos en que nuestros niños, niñas y adolescentes se desenvuelven. En tanto, la responsabilidad de respetar y cuidar a los más chicos y comprometerse en denunciar situaciones donde ellos y ellas estén en riesgo nos comprende a todos, o al menos así debería ser.

Compartir

¿A qué atribuye el endurecimiento del cepo al dólar?

Artículo anteriorHabrá una reunión entre Sergio Marinelli y regantes del río Atuel
Artículo siguienteVía Blanca