«El Polaco» vuelve a la cárcel de contraventores por 30 días

El traslado a la Ciudad de Mendoza de Joan Calderón, alias “El Polaco”, donde debía cumplir 30 días de arresto en el pabellón de contraventores de la cárcel de Boulogne Sur Mer, se vio alterado por un delito que cometió horas antes de concretarse esa derivación (ver más adelante).

Calderón, informaron fuentes policiales a este diario, fue detenido pasadas las 2 de la mañana del miércoles en la intersección de avenida Mitre y calle Segovia. Fue luego de intentar sustraerle la bicicleta a un joven quien se negó a llevarlo, debido a que el rodado tenía una rueda desinflada. La víctima denunció que “El Polaco” lo acompañó caminando y al llegar a dicha esquina pretendió sustraerle la bicicleta, acción que no pudo concretar. Cuando llegaron los agentes policiales, Calderón fue arrestado y trasladado a la Comisaría 8ª, donde se abrió una causa caratulada “Hurto en grado de tentativa”. Además, de acuerdo con el aporte de fuentes judiciales, también se le abrió otra causa por “Exhibiciones Obscenas”.

Vuelve a la cárcel

Calderón reincidió en infringir el Código de Faltas, por lo que recibió una condena de 30 días de prisión, que se suman a los 72 que ya pasó encerrado por razones similares. La sanción a Calderón responde a sucesos del pasado 26 de septiembre, de acuerdo con el expediente.

Según el detalle del fallo, Calderón causó disturbios o promovió los mismos en la vía pública (artículo 55 inciso B) y también consumió alcohol y permaneció alcoholizado en la vía pública (artículo 94). Ese tipo de acciones han sido habituales en “El Polaco”, quien nuevamente será privado de su libertad en virtud de las consideraciones del juez Oscar De Diego, la autoridad de aplicación del código contravencional en la Segunda Circunscripción Judicial.

En diálogo con Diario San Rafael, De Diego confirmó los 30 días de arresto y expresó que – durante la audiencia que se celebró en los tribunales – Calderón desistió de los plazos para apelar el veredicto e incluso pidió ser enviado a una institución para tratar su consumo problemático de alcohol y drogas. Es decir, aceptó la condena sin reparos y también solicitó un tratamiento para luchar contra su adicción.

Ayer estaba previsto el traslado de Calderón a la cárcel de Boulogne Sur Mer, en la Ciudad de Mendoza, donde se encuentran las celdas para quienes infringen el Código de Contravenciones. Allí “El Polaco” permaneció 72 días y tras su liberación y regreso a San Rafael, volvió a sus andanzas.

De Diego destacó el gesto del joven respecto al deseo que tiene de tratar sus adicciones, planteo que el magistrado le realizó al responsable del módulo contravencional de Boulogne Sur Mer. En el norte provincial le garantizaron que profesionales de esa jurisdicción asistirán a Calderón, quien evidentemente tiene severos problemas con el consumo de alcohol o drogas.

“El Polaco” se hizo tristemente popular en nuestra ciudad por sus constantes incursiones delictivas. Su primera condena contravencional se debió a obscenos gestos que realizó sobre el monumento al General José de San Martín en la plaza homónima, durante festejos por un título logrado por Boca Juniors. Desde entonces, Calderón no dejó de causar problemas y molestias en la vía pública.

Situado habitualmente en la segunda cuadra de avenida San Martín, donde ofrece el cuidado de vehículos en la vía pública, acción también sancionada por el Código de Contravenciones, Calderón – y al menos un cómplice – han incrementado el malestar de comerciantes y transeúntes que generalmente están en esa parte del centro. “No respeta nada, lo tratamos bien porque entendemos que tiene un problema, buscamos ayudarlo, pero no lo comprende. El acoso hacia las mujeres es permanente”, asevera una empleada de comercio de dicha zona. “Ojalá pueda recuperarse. Siempre decimos que va cometer un hecho más grave pero poco hacemos para evitarlo”, comentó otro empresario.