El policía acusado por el asesinato de George Floyd fue imputado por evasión de impuestos

Derek Chauvin, el ex policía que fue arrestado por el asesinato de George Floyd en mayo de este año, fue imputado esta semana por evasión de impuestos en Minnesota, Estados Unidos. El oficial y su mujer, Kellie Chauvin, le deben al fisco alrededor de US$38.000 por las ganancias que no reportaron desde 2014.

Los Chauvin ganaron US$464.433 entre los dos desde 2014 hasta 2019, pero nunca la declararon ni pagaron los US$21.853 correspondientes a los impuestos, informó el Star Tribune de Minnesota. El matrimonio con residencia en Oakdale fue imputado por nueve cargos de evasión fiscal este miércoles, y entre intereses y punitorios deben US$37.868.

La pareja también hizo otras maniobras evasivas, como patentar una camioneta en Florida para pagar menos de impuestos que en su estado de residencia o, en el caso del ahora ex policía, trabajar como seguridad privada y cobrar en efectivo para evitar dar cuenta de sus ganancias.

Por estos días Chauvin, de 46 años, sigue con prisión preventiva acusado por el homicidio en segundo grado, o doloso, de George Floyd, un hombre negro al que le aplastó el cuello con la rodilla hasta que lo asfixió.

Kellie Chauvin, de 45 años, le pidió el divorcio a su marido y evitó hacer declaraciones a la prensa desde que el caso tomó notoriedad, y hasya requirió que su acuerdo legal sea secreto para evitar más «acoso» por parte del público dadas las circunstancias.

Sin embargo, el nombre de ambos Chauvin aparece en los documentos dado que el caso «se estaba trabajando desde mucho antes» del asesinato de George Floyd, explicó el fiscal del Condado de Washington, Pete Orput, quien presentó los cargos contra la pareja.

Funcionarios del Departamento de Rentas local informaron que trataron de contactarse con el matrimonio Chauvin hasta el año pasado con la intención de que pusieran en regla sus finanzas.

Orput incluso aseguró que el entuerto es «común y corriente» para cualquiera que viva en los Estados Unidos, pero «resulta que se trata del policía que está en el Correccional de Oak Park Heights» por un acto de racismo y brutalidad cuyo video dio la vuelta al mundo.

El asesinato de George Floyd dio pie a multitudinarias protestas y manifestaciones en Estados Unidos y el mundo contra el racismo y la violencia policial en especial contra las minorías y las comunidades marginalizadas.

Desde que ocurrió el asesinato, el 25 de mayo pasado frente a un supermercado de Minneapolis, Chauvin y los otros tres policías que intervinieron en el episodio, Thomas Lane, J. Alexander Kueng y Tou Thao, fueron despedidos de la fuerza.

De hecho, Lane, Kueng y Thao enfrentan cargos por incitar y ayudar a Chauvin en el ataque a George Floyd, que fue decodificado por el público como un acto de racismo.

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorHallaron una perra mutilada en General Alvear
Artículo siguienteDesde el año próximo se hará la revisión técnica obligatoria en Mendoza