El Porteño, señalado proveedor de las drogas sintéticas y nexo con los RRPP en Mendoza

Las drogas duras con alto poder alucinante o sintéticas están instaladas en la provincia desde hace años. Los dealers apuntan a la clase alta. Y saben cómo llegar: lo hacen a través de la movida nocturna en los boliches más populares.

La presencia de LSD (ácido lisérgico) y éxtasis se ha trasformado en una “costumbre” en fiestas privadas, afters o encuentros de música electrónica, sostienen policías que trabajan casos de narcocriminalidad.

La detención, el viernes, de una presunta organización que traía este tipo de estupefacientes a Mendoza desde Capital Federal para comercializarlo en diversos eventos locales a través de los populares RRPP, provocó que la Justicia federal iniciara una pesquisa por transporte de estupefacientes agravado por la participación de tres o más personas. En total, los detenidos fueron seis.

Y, además de las citadas sustancias prohibidas, se encontró metanfetamina, una droga escasamente secuestrada en la provincia. Entre los sospechosos se encuentran los relacionistas públicos Jonathan Mut (35), Cristian Moyano (25), Leandro Chevy Cornejo (38), Diego Morán (35) y Leonardo Corvalán (31).

Precisamente, este último joven es señalado por los detectives como el nexo entre el grupo local de la distribución de estupefacientes y el hombre apuntado como proveedor, oriundo de Capital Federal e identificado por las fuentes como Andrés Escudero, conocido como el «Porteño».

Fuentes consultadas por diario El Sol revelaron que Corvalán y el «Porteño» “son amigos desde la adolescencia” y que, luego, el resto de los RRPP se fue sumando con el paso del tiempo.

Los sabuesos de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico comenzaron a investigar a la presunta banda desde hace más de 8 meses, mientras también le seguían los pasos a otro grupo que operaba en la provincia con esas drogas en boliches, Los Chicos Bien, con base en Dorrego y con proveedora en Córdoba.

Se focalizaron en Corvalán y Mut. También en el hombre que es marcado por traer las sustancias desde Capital Federal, ya que sus viajes a Mendoza eran cada vez más seguidos. También con el resto de los sospechosos, que se “movían en manada, compartían todo, noches, viajes”, explicaron.

Corvalán, de acuerdo con las fuentes, trabaja con servicios de encomiendas. Y no descartan que la droga haya sido enviada a través de esa metodología. En los últimos meses, y más después de la caída de Los Chicos Bien, detenidos en febrero, los RRPP profundizaron el negocio de la venta de las drogas sintéticas, añadieron los detectives.

“Hicieron mucho dinero este año. Y también se lo gastaban. Se daban la buena vida”, agregó un investigador. Efectivamente, entre junio y julio, Mut, Moyano y Corvalán, entre otros, hicieron un viaje a Europa. Estuvieron en fiestas electrónicas en Holanda, también pasearon por Alemania y España, principalmente Barcelona. Algunos llegaron hasta Rusia en pleno Mundial.

Todo este movimiento era seguido de cerca por los pesquisas y por eso esperaron el momento justo para realizar las detenciones. De esta forma supieron que el viernes, el Día del Amigo, los RRPP iban a recibir otra visita del Porteño.

De acuerdo con la pesquisa, estaban al tanto de que venía con un cargamento más que importante de sustancia ilegales. Los policías estaban preparados y confirmaron que Escudero venía por tierra en un colectivo de larga distancia.

La unidad pasó por Desaguadero y en la ruta 50 y el carril Montecaseros sufrió un desperfecto mecánico. En ese momento, los policías encendieron la alarma. Todos los pasajeros del micro fueron reubicados en otro rodado, pero el Porteño Escudero prefirió no moverse del lugar, debido a que llevaba un bolso con las drogas sintéticas.

En vez de escuchar a los responsables del viaje, realizó un llamado telefónico a su amigo Leonardo Corvalán para que lo fuera a buscar. Este joven condujo con una chica una camioneta tipo utilitario hasta el Este provincial y tomó contacto con el Porteño.

Todo era monitoreado de cerca por los efectivos y a los pocos minutos les cayeron encima. Secuestraron el equipaje y así descubrieron que trasportaba 514 pastillas de éxtasis, 100 microdosis de LSD en 4 troqueles y, lo nuevo, 16,1 gramos de MDMA, metanfetamina en cristales.

Consumada la detención del Porteño y Corvalán, la Justicia federal autorizó los allanamientos en las casas de los otros acusados, Mut, Morán, Moyano y Cornejo. Hallaron marihuana en picadura y cogollos, elementos de corte y fraccionamiento y casi 300 mil pesos en efectivo.

Fuente: El Sol