El teléfono que Huawei demora para que no le rompa su reputación

Huawei retrasará el lanzamiento de su primer smartphone plegable, el Mate X, porque al parecer quiere probar más el dispositivo.

La medida de la empresa china viene después de que el teléfono plegable de Samsung, el Galaxy Fold, sufriera problemas de pantalla cuando fue revisado por los primeros usuarios evaluadores en abril pasado.

Huawei dijo a la cadena estadounidense CNBC que quería ser más «cautelosa» con el dispositivo cuyo precio supera los 2.000 dólares.

Inicialmente, la empresa iba a lanzar el teléfono en algún punto medio del verano de Estados Unidos (invierno en Argentina), aunque debido a las nuevas pruebas eso sucederá en septiembre.

«No queremos lanzar un producto que destruya nuestra reputación», dijo un portavoz de la compañía.

Tanto Huawei como Samsung anunciaron sus dispositivos plegables en febrero de este año.

Tras varios informes de los probadores sobre la rotura de la criba plegable, Samsung retrasó el lanzamiento del Galaxy Fold – que debía salir a la venta en el Reino Unido a principios de mayo – y algunos pedidos anticipados del dispositivo han sido cancelados.

Por su parte, el Samsung Galaxy Fold, el primer dispositivo de pantalla plegable de Samsung, presentó numerosas fallas durante las pruebas en manos de usuarios ajenos a la compañía. Por este motivo se suspendio su lanzamiento comercial previsto para el mes de mayo.

Por el momento, el Fold todavía no tiene una nueva fecha de lanzamiento.

Huawei también ha descartado el lanzamiento de una nueva computadora portátil, ya que continúa lidiando con las consecuencias de su inclusión en una lista negra de comercio de EE.UU., que prohíbe a la empresa acceder a componentes y software de empresas estadounidenses.

La prohibición, resultado de una orden ejecutiva del presidente Donald Trump, ya ha llevado a Google a retirar la capacidad de Huawei para soportar su sistema operativo Android en nuevos dispositivos.

Los teléfonos Huawei existentes no se verán afectados por la medida estadounidense y se ha concedido una licencia temporal hasta agosto que permite que los dispositivos ya enviados sigan siendo compatibles con los servicios de Google (Android, apps, etc.).

Se dice que Huawei está trabajando en su propio sistema operativo móvil alternativo como una posible solución a largo plazo para la prohibición, pero ha dicho que sigue teniendo esperanzas de que se pueda encontrar una solución para que pueda seguir trabajando con Google.

«No queremos apostar por nuestros propios sistemas; todavía nos gusta mucho la cooperación con Google en los últimos años. Si nos vemos obligados a hacerlo por nosotros mismos, estamos listos. Podemos hacerlo en los próximos seis a nueve meses», dijo el portavoz de Huawei a CNBC.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorMacri y el apagón
Artículo siguienteLa nueva forma de dar Me Gusta en Facebook que preocupa a los stalkers