El titánico esfuerzo en Somalía en medio de las inundaciones

Además de las penurias que sufre Somalia, el país vive un titánico esfuerzo humanitario para ayudar a las víctimas de las inundaciones, de las cuales el Gobierno confirmó que ya hay más de 370 mil personas desplazadas y al menos 10 víctimas fatales. Con una severa crisis y el avance del agua, gran parte del territorio se encuentra totalmente colapsado.

Beledweyne es una de las áreas más afectadas localizada próxima a la frontera con Etiopía, donde se conocieron videos donde se ven a varios habitantes hundiéndose en el agua o aferrados a los techos, con pueblos enteros “literalmente” sumergidos, cita la agencia ANSA. Tras varios días de lluvias, dos importantes ríos se desbordaron agravando el delicado escenario.

Asimismo, las organizaciones humanitarias elevaron la señal de alarma por el riesgo de malaria y diarrea. Hasta la fecha, Tanzania, Kenia, Sudán y Etiopía son también los otros países afectados por las inundaciones generalizadas, con cientos de miles de personas desplazadas. En los últimos meses, el flagelo de las inundaciones se extendió a casi todos los continentes.

En Canadá, el fenómeno climático Dorian provocó serias inundaciones. Lo mismo en la India, donde cerca de 700 personas quedaron bloqueadas en un tren por el avance del agua y el monzón, un fuerte temporal que atravesó el país. Del otro lado del mundo, en Estados Unidos, hasta hace muy poco tiempo las lluvias torrenciales pusieron en jaque a la ciudad de Washington y otras más, todas rodeadas por tornados y otros eventos climáticos.

El cambio climático es un factor clave. Recientes estudios determinaron que muchas ciudades costeras en distintas partes del mundo sufrirán serios problemas ante el aumento del nivel del mar. Con el deshielo ocurre lo mismo: las fracturas de la plataforma de hielo de Pine Island se extienden cada vez más en medio de un desarrollo vertiginoso de dicha grieta que ya está llegando a unos 20 kilómetros de extensión, lo que genera un aumento del riesgo de que aparezca un nuevo iceberg gigante.

Así lo detallan las imágenes de los satélites Sentinel-1 y Sentinel-2 del programa europeo Copernicus de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Comisión Europea. Pine Island es lo que se denomina como “flujo glaciario”, un tipo de glaciar que se mueve mucho más velozmente que el hielo del entorno. Según Mark Drinkwater, jefe de la división Tierra y misiones Científicas de ESA, “estas nuevas fracturas aparecieron poco después de despegarse el iceberg B46 el año pasado. Sentinel-1 durante el invierno monitoreó su progresiva extensión, que indica que un nuevo iceberg de tamaño semejante pronto se despegará”.