El vandalismo ha obligado al recambio de miles de luminarias en espacios públicos

Muchas personas no comprenden –desgraciadamente– que al destruirse objetos ubicado en espacios públicos, se están dañando pertenencias de todos (incluso de ellos mismos). Desde la comuna, Pablo Yagüe, titular de la cartera de Electrotecnia del Municipio llamó a la reflexión, tras la recuperación de 6.500 luminarias, muchas de las cuales fueron vandalizadas.
Más allá de daños causados, además había equipos cuya vida útil se había cumplido por lo que se procedió a un recambio por lámparas tipo led. “Hemos ido recuperando muchas luminarias, hemos hecho colocaciones, reparaciones y reposición en muchos casos, de luminarias que han sido destruidas a través del vandalismo y demás. Obviamente, nuestra tarea base y fundamental, es el mantenimiento del alumbrado público que implica las reparaciones tanto en Ciudad como en distritos”, señaló.
Si bien hay algunos robos, entre los daños más importantes se dan fundamentalmente roturas en algunos lugares puntuales, no solamente respecto de luminarias de altura (las colocadas en las calles), sino en lo que es el alumbrado de plazas, espacios verdes. Yagüe aseguró que “el vandalismo no sólo tiene que ver con la destrucción del artefacto en sí, sino con la rotura de columnas, destape de registros (dejando los conductores al aire, con el peligro que conlleva)”. “Estamos trabajando fuertemente en la prevención a los efectos de minimizar cualquier tipo de riesgo que se pueda generar, y cuando se produce la destrucción de la luminaria –que en espacios verdes o bulevares son faroles–, procedemos a la reparación o al intercambio por placas de led, como están instaladas en la plaza San Martín o en la plaza Francia que tienen un valor aproximado de 30.000 pesos cada una”, aseguró y pidió que “el vecino dé una mano en el sentido de que cuando vea algún tipo de acción de vandalismo, lo denuncie”.

Compartir

¿Cree que hubo abandono de persona lo que generó el fallecimiento de Diego Maradona?

Artículo anteriorPreocupa la falta de algunos materiales de construcción
Artículo siguiente“Tormenta Perfecta”