Elías Gattás fue condenado a 4 años de prisión efectiva

El juez Ariel Hernández condenó ayer a Elías Gattás a 4 años de prisión efectiva y 6 años de inhabilitación para conducir cualquier tipo de vehículos, encontrándolo responsable del delito “homicidio culposo por conducción antirreglamentaria” en perjuicio de Kevin Disparti, a quien Gattás arrolló con su auto y mató. Luego escapó y permaneció prófugo durante casi dos semanas, hasta ser detenido por la Policía.
El veredicto se conoció pasado el mediodía y –como accesorio a la pena– Hernández declaró la reincidencia por primera vez de Gattás, teniendo en cuenta que ya había sido condenado por delitos contra la propiedad. Además el juez dispuso que Elías continúe en la cárcel de la avenida Mitre, dejando sin efecto la disposición de arresto domiciliario que le habían dictado el año pasado a la espera del juicio.
La lectura de la sentencia emocionó a familiares de Disparti, sobre todo a Luis, el papá de Kevin, quien había sido el portavoz durante los meses siguientes al trágico deceso del joven, que jugaba al fútbol en el Club Balloffet. También se encontraba en la sala Gladys Lozano, la mamá de Gattás, quien antes había sostenido la inocencia del conductor.
La reincidencia, en la legislación penal, establece que la persona condenada debe cumplir la totalidad de la pena impuesta en el establecimiento carcelario, sin acceder a beneficios como salidas transitorias o libertad condicional.

Los alegatos
El juez Hernández, con su decisión, prácticamente obró en función de lo que había planteado la fiscal Andrea Rossi en sus alegatos, cuando solicitó al magistrado una pena de 4 años y 8 meses para Gattás. El magistrado le restó los 8 meses pero confirmó los 6 años de inhabilitación para conducir que también había pedido Rossi.
Por su parte, el abogado de la familia Disparti, Diego Díaz, había solicitado 6 años de cárcel para Gattás, el máximo para el delito por el que estaba acusado.
En tanto que Guillermo Rubio, el defensor de Gattás, solicitó la absolución de su defendido y argumentó que se trató de un suceso accidental, en el que no existió un delito. Dejó de lado la posterior conducta del conductor, que abandonó la escena del hecho y se centró en las cuestiones periciales y científicas del suceso, lo que claramente no prosperó en la consideración del juez.
En conclusión, tras escuchar los testigos, evaluar las pruebas incorporadas en el expediente y los alegatos de las partes, el juez Hernández consideró que Elías Gattás fue responsable del delito “homicidio culposo agravado por la situación personal de fuga”, previsto en el artículo 84 bis, segundo párrafo, del Código Penal Argentino.
“Nada me devuelve
a mi hijo”
Minutos antes de conocer la sentencia contra el autor de la muerte de su hijo Kevin, Luis Disparti habló con FM Vos (91.5) y sostuvo que “ninguna pena equivale a la vida de mi hijo”. El papá reclamó que “los legisladores deben sentarse y cambiar la ley en torno a este tipo de hechos, ya que si no se modifica la norma y se aplican castigos más severos, estos casos seguirán ocurriendo”.

Mamá de Gattás: “Fue un accidente”
Por primera vez desde que comenzó el proceso, la mamá de Elías Gattás, Gladys Lozano, habló del luctuoso suceso ocurrido el 31 de mayo del año pasado. La mujer eligió FM Vos (91.5) y Diario San Rafael para manifestar su posición respecto al hecho.
“Mi hijo es inocente. Ese día llovía y al auto no le funcionaban los limpiaparabrisas. Lo que sucedió no fue intencional, fue sin querer. Si mi hijo se escapó fue porque se abatató, tenía miedo”, expresó Gladys.
“Me enteré a los 15 días de lo que había pasado, después de que Elías fue detenido, antes no me había dicho nada. Mientras estuvo prófugo se notaba nervioso, pero no dijo nada”, añadió la mujer.
Lozano insistió en la inocencia de su hijo, lamentó que se haya escapado del lugar del hecho y reiteró que “se trató de un hecho accidental”. “Todos tenemos errores, todos los cometemos”, aseguró.
Por último, Gladys pidió por la libertad de su hijo o –subsidiariamente– la prisión domiciliaria y remarcó que Elías tiene una hija discapacitada y otra muy chiquita. “Necesitan de la figura paterna”, aseveró.