Emocionante tercera Suelta de Globos por los hijos que ya no están físicamente

Fue un día donde la mezcla de sensaciones predominó y más de 500 globos "mimaron" el cielo

El domingo fue más que significativo y especial para “Rugido de Esperanza”, que realizó una suelta de globos destinada a recordar a los bebés que no están, pues fallecieron en el vientre, los primeros días de vida o poco después. El día también estuvo abierto a toda persona que haya perdido un ser querido y simbólicamente le envió un “mimo” al cielo.

La actividad arrancó poco después de las 16 horas en el Parque Yrigoyen, donde las organizadoras y el grupo “Rugido de Esperanza” desarrollaron una tarde que por momentos tuvo risas, lagrimas, danza y canto, ya que participó una academia y un músico.

“Nos fue excelente, muy bien, se extendió hasta cerca de las 20 horas”, dijo a nuestro diario Laura Sánchez Geuna, que junto a Marysol Perrín, Natalia Leguizamón y Alejandra Coronel son las coordinadoras de la actividad.

En el lugar se colocaron banderines con los nombres de los angelitos, se soltaron cerca de 500 globos al cielo, de todos colores.

Se abrieron planillas, mediante una iniciativa de estas madres que quieren crear un registro para posteriormente llegar a establecer estadísticas sobre los fallecimientos de los bebes, ya sea en el vientre o posterior al nacimiento, “ya que en San Rafael no existe ningún registro de esto”, indicó Laura.

Además están trabajando en un proyecto sobre una “Ley de Maternidad” que consiste en crear una habitación especial para las mamás que han perdido sus hijos. La idea es que esas mujeres puedan estar en otra área que no sea maternidad.

“En mi caso, cuando falleció Lola me pusieron en una habitación en la maternidad y escuche llantos toda la noche, y otras mamás las han ubicado al lado de otras mujeres que han dado a luz a sus hijos, mientras que ellas sufren porque han perdido al suyo” ejemplificó.

Esta Ley establecería la creación de un lugar especial, con cartelería sobre lo que se puede hacer y no hacer en caso de fallecimiento, que a las madres se las informe bien sobre lo que pueden hacer “sacarles fotos, llevarnos un recuerdo, un mechoncito de cabello, la huella, ya que cuando fallecen no te sacan la huella ni del pie ni de la mano, todos esos detalles que son recuerdos materiales que después con el tiempo uno los quiere tener y en mi caso no los tengo” indicó Laura.

El respeto a la mujer que pasa por tal situación, ya que en muchos casos, ni siquiera se la deja que pase la noche acompañada por el marido, “la ley regularía todo eso”.
La jornada fue especial, cálida y mucha gente se sumó, y de ahora en adelante trabajará y tendrá a Rugido de Esperanza como un grupo con el que puedan contar y salir adelante en muchos casos.