Empresarios criticaron la respuesta política a la crisis económica

Empresarios mendocinos nucleados en la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) cuestionaron la falta de ajuste en el gasto del Estado y señalaron que la clase política está más preocupada por lo electoral que por la grave crisis económica.
La entidad empresarial difundió que “si hablamos de empresarios mendocinos en pandemia, tras un 2020 con caída de actividad, nos encontramos con un panorama para nada alentador, con muchas pérdidas en la gran mayoría de las actividades y con perspectivas de profundización de la crisis”.
Hicieron hincapié en los gastos del Estado, ya que perciben “funcionarios que exigen sacrificios de parte de todos los argentinos y que no están dispuestos a renunciar a sus dietas y privilegios. Jubilaciones de personas en actividad que no se ruborizan cuando ven que un jubilado cobra $19.000 de mínima y que no parecen ser conscientes de la tasa de desempleo en aumento“.
Según una encuesta de la UCIM, el 70% de los consultados respondió que el apoyo del Estado ha sido escaso hacia su actividad. También, aseguraron, observan “una clase política preocupada por lo electoral y en seguir manteniendo sus privilegios a cualquier costo: diariamente vemos en la prensa cómo se toman medidas electoralistas y cómo los políticos se preocupan por qué va a ser de su poder, luego de las elecciones, independientemente de los destinos de sus gobernados”.
Finalmente la UCIM criticó que hay “una falta de una política económica clara, vemos cómo la pandemia se ha llevado todo el protagonismo. En la actualidad, la vacunación parece la solución al tema que nos ha preocupado durante todo este año y que debemos reconocer, las autoridades nacionales, provinciales y locales han estado muy atentas y han implementado acciones para controlar, en la medida de sus posibilidades, a este virus. Pero sabemos cómo sigue el tema sanitario y qué esperar al respecto, situación que no sucede con la economía”.
Concluyen que “apareció el fantasma del desabastecimiento y la falta de insumos para numerosas actividades productivas. El desempleo de muchos, la caída en la informalidad de muchísimos, la inflación que nunca se fue y la falta de poder adquisitivo, producto del combo mencionado, no parecen poder esperanzarnos en el mediano plazo”.