En La Pampa aprovecharon el debate sobre el agua para reclamar por el Atuel

El fuerte debate que se levantó en torno a la ley 7.722, que regula la actividad minera en Mendoza, llegó hasta La Pampa, donde aprovecharon la polémica para asegurar que esa provincia debería ser convocada al conflicto.
La pretensión de modificar esa ley suscitó una impresionante marea de manifestaciones, por lo que el tema del agua y el ambiente está en el escenario público desde entonces.
En ese contexto, según publicó el diario La Arena de La Pampa, el legislador nacional Hernán Pérez Araujo dijo que “La Pampa debería ser convocada a las mesas de diálogo” que en su momento planteó el Gobierno mendocino tras el fuerte rechazo a la modificación de la ley 7.722. “Cuando dicen que están preocupados por el ambiente, ¿a qué ambiente se refieren?, ¿solo al de ellos o incluyen también al oeste pampeano?”, planteó el diputado, el mismo que en su asunción juró por el río Atuel.
“Los pampeanos debemos sumarnos a esta lucha, pero también exigir que se nos tenga en cuenta y se nos respete. Y si eso no ocurre, se harán los planteos en los organismos de cuenca correspondientes, tanto la CIAI como el Coirco”, señaló el legislador.
El comunicado de Araujo, difundido antes de que se confirmara la derogación de la 9.209, agregó que “cuando Mendoza sancionó en 2007 la ley 7.722, lo hizo a los efectos de garantizar debidamente los recursos naturales, con especial énfasis en la tutela del recurso hídrico. Los pampeanos hemos padecido durante décadas lo que para la provincia de Mendoza significa esa tutela del recurso hídrico, su recurso hídrico, apropiado y utilizado a su antojo en claro desmedro de quienes estamos aguas abajo en los ríos interprovinciales”.
El viernes pasado, después de reunirse con los intendentes, Rodolfo Suarez anunció que enviaría a la Legislatura el proyecto de derogación de la 9.209, aprobado ayer por los senadores y diputados.