En libertad, “El Polaco” seguirá su tratamiento contra las adicciones en dos entidades locales

Joan Calderón Carrasco, “El Polaco”, volvió a recuperar la libertad luego de haber quebrantado una prohibición de acercamiento al centro que había dispuesto el fiscal Javier Giaroli y que ya no rige, por lo que el joven podrá regresar a la avenida San Martín, donde se hizo conocido. Eso sí, tendrá que cumplir una serie de condiciones que le mantuvo la Justicia, sobre todo vinculadas a su tratamiento contra las adicciones.
Si bien estaba prevista una audiencia de control jurisdiccional en tribunales, tanto Giaroli como el defensor de Calderón concordaron en que mantener a Calderón encerrado en la cárcel ponía en serios riesgos el plan que buscan sostener para que el joven no consuma drogas ni alcohol. Además, explicaron fuentes judiciales, “ya había cumplido el mínimo de la pena correspondiente a la tentativa de hurto”. Fue así que la parte que requirió la audiencia, desistió en su pedido y finalmente Carrasco salió de la penitenciaría de la avenida Mitre.
Según pudo saber este diario, por estos días Calderón fue sometido a exámenes psicológicos y psiquiátricos. Se esperaba, en base a ese informe, la posterior internación en un centro de rehabilitación de alta complejidad que, por ejemplo, podía ser el hospital neuropsiquiátrico El Sauce, de Guaymallén. Sin embargo, las conclusiones no fueron tan determinantes respecto a la salud mental del joven.
Las mismas fuentes consultadas indicaron que el tratamiento de desintoxicación que afronta “El Polaco” avanza muy bien. “Está lúcido, no se lo ve aletargado, toma mate y agua”, aseveró un funcionario consultado por este diario. Si bien la recomendación judicial fue que evitara el centro, esa es una disposición casi incumplible para Calderón y de ahí el levantamiento de dicha prohibición de acercamiento.
No obstante, las reglas de conducta impuestas por Giaroli durante el actual proceso se mantienen. En ese sentido, tendrá que presentarse todos los miércoles en la Fiscalía de Instrucción N° 2, acompañado de certificados donde conste su asistencia a la Fundación Renacer y al hogar San Martín de Tours, a efectos de seguir avanzando en su tratamiento contra las adicciones.