En medio de la caravana del éxodo latino, un bebé vino al mundo

El primer bebé del éxodo de centroamericanos en México nació a 700 kilómetros de iniciado el extenuante recorrido, cuando una mujer guatemalteca dio a luz en un hospital privado de Juchitán.

Acompañada de su esposo, la mujer de 30 años había logrado sobrevivir al agotador itinerario en medio de un avanzado embarazo pero en Juchitán, estado sureño de Oaxaca, no pudo más y empezó a sentir los dolores del parto.

La euforia que desató entre la caravana de migrantes que partió el pasado día 12 de octubre y llegó a México el día 19 se agregó al torbellino de emociones, positivas y negativas, que asaltan día a día a los participantes en esta aventura.

Se trata de una niña, la sexta hija de la pareja de guatemaltecos formada por Olga Suyapa y Adrián Vásquez. Otros dos de de sus hijos mayores viven en la norteña ciudad de Saltillo, estado de Coahuila, quien les enviaron 1.000 pesos (unos 30 dólares para que afrontaran los gastos del nacimiento.

Una ONG internacional, ACT Acción Conjunta de Iglesias con sede en Ginebra, se encargó de los gastos de la atención médica en la clínica privada «Juquilita», de Juchitán, donde se le brindó atención a la mujer.

La bebé nació a las 13:50 horas de este miércoles, y sus padres llegaron a Tapachula el pasado día 10 de octubre pero se integraron al contingente 15 días después, mientras se hallaban en un albergue de Tapachula, estado de Chiapas. Según fuentes oficiales, hay al menos 18 mujeres embarazadas en la caravana centroamericana que hoy partió de Juchitán, rumbo a Matías Romero, Oaxaca, aunque se ignora cuántas habría en el segundo grupo que ingresó después y se encuentra todavía en Chiapas.

El esposo de la mujer estuvo presente durante el parto y, de acuerdo a los reportes médicos, la bebé se encuentra en buen estado de salud. De acuerdo a las leyes de este país, todo bebé nacido en su territorio es automáticamente considerado un ciudadano mexicano. El padre del niño, cuyo nombre todavía no ha sido decidido, señaló que el nacimiento le da «grandes esperanzas» de obtener la residencia en México, y anunció que solicitará el permiso temporal que ofreció el gobierno federal para trabajar en México.

«Mi niña nació en México, así que creo ella tiene el derecho de ser mexicana. Nosotros no buscábamos llegar a los Estados Unidos, nosotros íbamos a Saltillo, pero vimos la oportunidad de venir en la caravana», afirmó. «Queremos quedarnos en este país hermoso a trabajar, porque en Guatemala no tengo oportunidad de sacar adelante a mis hijos», indicó.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorPreocupación en Francia por el nacimiento de niños sin brazos o manos
Artículo siguienteMéxico avanza en la legalización de la marihuana