En patota, golpearon y apedrearon al dueño de Plan B en la puerta del local

El propietario del boliche Plan B, situado en Las Paredes, denunció que un grupo de sujetos le propinó una severa golpiza, además de lanzar piedras contra agentes de seguridad y clientes que pretendían acceder al local de diversión nocturna.
En diálogo con Diario San Rafael y FM Vos (94.5), Oscar Viscio detalló que “cerca de las 2:30, cinco personas oriundas de Mendoza quisieron ingresar al boliche, pero se les negó esa posibilidad por el estado en el que estaban. Se pusieron violentos y empezaron a agredir a personal de seguridad y clientes que pagaban la entrada. Fue una verdadera locura la que protagonizaron estas personas, que tienen entre 32 y 35 años”.
“Los agresores son jugadores de rugby de la capital provincial, que lanzaron piedras a personal de seguridad, impactando las mismas en distintas partes del cuerpo. Cuando salí con intenciones de apaciguar la situación, me tomaron entre varios y recibí golpes, piñas, patadas y piedrazos. En ese momento advertí que lejos estaban estas personas de querer divertirse”, relató el empresario.
En la denuncia que asentó en la Comisaría 60ª, Viscio aportó datos sobre una camioneta Volkswagen Amarok en la que se retiraron los agresores. “Fueron a Mona, donde tampoco lograron entrar, ya que personal de seguridad de mi boliche les informó a sus colegas sobre la conducta de esas personas”, sostuvo Viscio.
“Es una barbaridad lo que hicieron. Por más que tengan un buen estatus social, eso no los habilita a hacer lo que quieran”, completó el dueño de Plan B.
Fuentes policiales señalaron a este diario que en la dependencia situada sobre Ruta 143 tomó curso una causa caratulada “lesiones”. Se prevé, en caso de que se determine su identidad, que los agresores sean notificados en las próximas horas para que respondan por sus actos en la Justicia, como corresponde en este tipo de situaciones. Los autores del ataque serían integrantes del Club Maristas de Rugby de Mendoza.
De acuerdo con lo que detallaron las mismas fuentes, las cámaras de seguridad ubicadas en el ingreso al boliche registraron lo sucedido, dato no menor ya que podría ser utilizado como elemento probatorio en el proceso.