En un clima de tensión e incidentes, la policía desalojó los predios tomados en Guernica

La policía desalojó hoy, en cumplimiento de una orden judicial, el predio en la localidad bonaerense de Guernica que permanecía tomado por una parte de las familias que se habían instalado en julio pasado, en el marco de un operativo en el que fueron detenidas unas 35 personas. 

El procedimiento, que comenzó cerca de las 6 de la mañana y era encabezado por el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, se trasladó luego a los alrededores del predio, donde se produjeron algunos enfrentamientos entre la policía y manifestantes de ultraizquierda.

Participaron unos 4.000 efectivos de la Bonaerense que debieron arrojar gases lacrimógenos y dispararon balas de goma ante la resistencia de los ocupantes.

Agrupaciones de izquierda y delegados de la toma denunciaron «decenas de heridos», mientras que oficialmente se confirmaron más de 30 detenidos por resistencia a la autoridad durante el operativo.

Según los ocupantes, la Policía disparó «balas de goma» y gases lacrimógenos, en medio de pequeños incendios.

Rosalía, una de las delegadas de la toma de Guernica, afirmó que la Bonaerense «quemó las casillas» levantadas en el predio en medio del operativo de desalojo.

«Ya está todo desalojado», dijo Berni en declaraciones a la prensa, luego de que unos 4.000 efectivos policiales rodearon la zona y comenzaron a derribar algunas casillas que se habían instalado en el lugar, que fue desocupado en cumplimiento de una orden del juez de Cañuelas, Martín Rizzo.

El operativo se concretó luego de varias semanas en las que el Gobierno bonaerense entabló negociaciones con los ocupantes, realizó un censo y pudo avanzar con la desocupación pacífica por parte de la mayoría de las familias.

Por su parte, el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, uno de los tres que entiende en la causa, confirmó que, en el marco del operativo de desalojo, se produjeron «cerca de 35 detenidos».

«Hay cerca de 35 detenidos», dijo el fiscal esta mañana en declaraciones al canal Todo Noticias (TN) y afirmó que «el predio ha sido desalojado», aunque poco después de las 9 continuaba el operativo, con disturbios entre policías y algunos ocupantes en los alrededores de los terrenos que habían sido tomados en julio pasado.

En el marco del trabajado desarrollado por el Gobierno bonaerense, el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad -junto con representantes de organismos de derechos humanos, Madres de Plaza de Mayo y organizaciones sociales de izquierda que apoyan a los que aún están en los terrenos- realizaron en los últimos días un último relevamiento para determinar el número de familias que debían dejar el lugar y a los que se les procura dar una solución a sus problemas habitacionales.

Según el relevamiento, unas 600 familias firmaron el acuerdo con el Gobierno para desalojar pacíficamente el predio, y a cambio recibieron materiales de construcción, y dinero para pagar el alquiler de sus futuras viviendas, en tanto que otras fueron alojadas en «espacios transitorios» de Presidente Perón.

Esta mañana, dentro del predio ocupado se escucharon algunas detonaciones y se observaron columnas de humo por la quema de algunas casillas levantadas en el lugar.

Por su parte, los efectivos derribaron casillas y cortaron los alambres con que se delimitaron las tierras ocupadas en el predio, mientras que el desalojo fue resistido por los ocupantes que, con piedras y palos, intentaron frenar el accionar policial.

Una vez desocupado el predio, algunas personas continuaban resistiendo el operativo en los alrededores del lugar, donde tuvieron lugar algunos enfrentamientos, mientras que, cerca de las 9, fueron sumados al operativo de la Policía bonaerense un camión hidrante y cinco camionetas.

En tanto, bajo la consigna «No al desalojo, tierra para vivir», militantes de algunas organizaciones radicales iniciaron una protesta en rechazo al desalojo en puntos como el Puente Pueyrredón, frente al Obelisco, en la Autopista Buenos Aires- La Plata y el hospital Posadas.

Los terrenos reclamados por sus propietarios, unas 100 hectáreas, fueron ocupados en julio pasado por unas 1.200 familias que vivían en Guernica y otras que residían en los distritos de Almirante Brown, Lomas de Zamora, San Vicente, Florencio Varela, Ezeiza y Esteban Echeverría.

Tras la denuncia ante la Justicia por parte de los dueños y la firma Bellaco S.A., el juez de Garantías de La Plata Martín Rizzo ordenó el desalojo del predio, decisión que fue postergada en dos oportunidades a pedido del Gobierno provincial, y que tenía para mañana nueva fecha límite de concreción.

Salida pacífica

La ministra de Gobierno bonaerense, Teresa García, afirmó hoy que el gobernador Axel Kicillof «instruyó a sus ministros a encontrar todas las vías posibles para una salida pacífica antes de que la Justicia impusiera el desalojo formal» del predio de Guernica, en el partido bonaerense de Presidente Perón.

«Lo que hizo el Gobierno es mediar para resolver esto. La Justicia se mantuvo firme en que el desalojo se tenía que producir hoy», sostuvo la funcionaria provincial, quien destacó que, durante tres meses, el Ejecutivo provincial estuvo «tratando de que no hubiera daños colaterales».

En declaraciones formuladas a la FM Radio Con Vos, García recordó que «hay una orden de desalojo de la Justicia de hace 100 días», planteó que desde el Poder Ejecutivo se pidieron tres postergaciones» y ponderó la «intensa labor» del ministro de Desarrollo, Andrés Larroque.

«Hace 100 días que está hablando con todas las familias. De hecho, el 80% de las personas se retiró de forma pacífica todos estos días», describió.

Luego señaló que ayer se había acordado firmar un acuerdo con las 200 personas que aún permanecían en el predio de Guernica, pero luego las familias manifestaron una «manifiesta negativa», por lo que no se logró arribar a tal consenso.

«Esto no oculta ni esconde la enorme necesidad de vivienda existente no sólo en la provincia sino en todo el país, para la cual estamos armando el plan de vivienda y tierra», dijo García y graficó que mientras en la década del ’70 habitaban el conurbano bonaerense 4 millones de personas, ese número asciende hoy a 13.600.000.

En ese contexto, añadió que «el Gobierno hizo todo; estuvimos tres meses tratado de que no hubiera daños colaterales».

Luego, contó que «se creó un subsidio de hasta 50 mil pesos por tres meses para alquilar» y remarcó que «es una medida transitoria para cuestiones de excepcionalidad, mientras trabajábamos para el loteos con servicios, pero no hubo acuerdo».

Por último, la ministra de Gobierno expresó que «la pretensión del gobernador es el ordenamiento y cumplimiento de la Ley de Uso de Suelo» y detalló que, por eso, «planteó un plan para la producción de 88 mil lotes y 33 mil viviendas».

«Hacía años que el Estado no relevaba la tierra pública y fiscal. Estamos trabajando en la localización de predios urbanizables para llevar adelante el programa de lotes con servicios», finalizó Teresa García.