Encuentro de Salud Mental se desarrolló en San Rafael

Durante la semana se realizó un nuevo Encuentro de Salud Mental y Educación Especial en el departamento. El evento contó con la presencia de diversas autoridades, entre ellas la directora de Educación Especial, Susana Yelachich; personal de la dirección de Educación y de la Dirección de Discapacidad de la Municipalidad; la supervisora de Nivel Inicial, Patricia Salvó; y docentes de Atención Temprana de Educación Especial.
Entre los principales objetivos de este encuentro está el conocer y dar a conocer espacios de atención temprana en lo territorial e implementar líneas de acción conjuntas que atiendan las problemáticas de la primera infancia.
Una de las organizadoras fue la licenciada en Atención Temprana Dora Paramío, quien coordina San Rafael, General Alvear y Malargüe. En los estudios de FM Vos (94.5) explicó que lo realizado “fue un encuentro entre salud y educación”, a partir de lo que los ocupa: la primera infancia. “La Dirección de Educación Especial sostiene en la provincia servicios de atención temprana, donde atendemos a niños desde 45 días hasta los 4 o 5 años (dependiendo de las características), pues hay niños con una discapacidad instalada (o certera) y otros que están en riesgo de tenerla”.
Algo que destacó la licenciada Paramío es que los convoca el deseo de encontrarse, de ligar saberes para tratar de transitar desde la corresponsabilidad, el compromiso y el desarrollo de la primera infancia, hoy bastante perturbada.
Aclaró que lo que se hace es “trabajar en red con los diferentes actores públicos y sociales que hacen a la corresponsabilidad en la atención de la primera infancia”. “En San Rafael, específicamente, trabajamos con el Área de Discapacidad, con Infanto-Juvenil, con el Área Municipal de Salud y los SEOS (Servicios Educativos de Origen Social), que dependen casi en su totalidad del Municipio”, señaló.
Recordó que del encuentro salió la importancia de trabajar en el primer nivel, es decir, en la promoción y la prevención, “desde lo que hay, recursos y deseo de juntarse para poder abrazar las infancias”. Fundamentalmente, se busca no llegar a instancias clínicas sino encontrarse con las problemáticas mucho antes.
Además, en la primera instancia de intervención se aloja el sufrimiento psíquico de las familias, darles tiempo para que comprendan e inicien el camino de la discapacidad, el cual, por supuesto, no es fácil.