Entre el viernes y el domingo podría haber nuevas tormentas

25 de febrero de 2017/LONQUIMAY A esta hora una potente tormenta eléctrica afecta Pino Hachado, Lonquimay y todo el sector de la cordillera de la Araucania. FOTO:FRANCISCO NEGRONI/AGENCIAUNO

Luego de dos fines de semana en los que se produjeron tormentas de consideración en algunas zonas del departamento, existen posibilidades de que se repita la situación para este próximo fin de semana, incluso con alguna tormenta severa.
El pronóstico de inestabilidad y consecuentes tormentas es entre el viernes y el domingo, según señaló en FM Vos (91.5) el meteorólogo Carlos Bustos, de la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas.
Bustos indicó que para este jueves estará caluroso y “esta situación va a generar tormentas al final del día. Entre viernes y el fin de semana se esperan condiciones de tiempo muy inestables. Ingresará aire húmedo, por aproximación de una perturbación desde el Pacífico”.
Esa situación, especificó el meteorólogo, “va a activar la ocurrencia de tormentas, en algunos lugares lamentablemente estaríamos hablando de tormentas severas, es lo que están informando los modelos del tiempo”.
La situación meteorológica mejoraría en forma sostenida a partir del martes de la semana que viene. En cuanto al pronóstico diario, Bustos informó que hoy jueves estará “caluroso, con ascenso de la temperatura e inestable hacia la noche, con posibilidades de tormentas”. La máxima será de 31 grados. El viernes estará caluroso, inestable y con posibilidad de tormentas aisladas, con una máxima de 32 grados.
Cabe recordar que en apenas una semana, sobre todo en el fin de semana pasado y el anterior, sobre la región se sucedieron varias tormentas de variada intensidad, con precipitación de granizo en zonas cultivadas. Algunas de las zonas afectadas fueron El Nihuil, Las Malvinas, Salto de las Rosas, La Llave, Colonia Colomer y Monte Comán.
Hace unas semanas los inconvenientes se centraron en las heladas y ahora las tormentas graniceras son las que tienen a maltraer a los productores.