Entregan difusores para combatir la polilla de la vid

La lucha contra la lobesia botrana, también conocida como la polilla de la vid, continúa a paso firme en Mendoza. El objetivo principal es detener esta plaga, que afecta al cultivo de muchos productores locales. Una de las medidas de prevención es la colocación de difusores que ayudan a disminuir esta problemática.
Desde el Iscamen han otorgado estos equipos, pero aún quedan dueños de hectáreas cultivadas que no los han retirado, lo cual afecta al éxito de esta campaña preventiva.
«Este año solo entregaremos para 1.200 hectáreas, ya deberían estar todos colocados, y nos quedan 20 productores de 170», comentó en FM Vos (94.5) el ingeniero Mariano González, titular del programa de lucha contra la lobesia botrana de la institución provincial.
El profesional del Iscamen reconoció que «el éxito de la campaña radica en que los difusores se instalen lo antes posible, porque la plaga ya está comenzando».
«Si hacemos un control bueno de la primera generación de la polilla, nos aseguramos que no afecte en el resto de la temporada», añadió González.
Puntualmente en el departamento San Rafael, el ingeniero afirmó que «solo lo deben retirar algunos productores, no todos. El éxito es cuando se colocan en grandes bloques, si hay fallas en el medio, flaquea un poco la técnica».

Multa económica
Los productores que no coloquen estos difusores para combatir la polilla de la vid pueden sufrir sanciones.
«Si no los retiran, se le da aviso al Senasa y ellos pueden colocar alguna multa económica. Hay una resolución que dice que si los productores no están dentro de los bloques a colocar difusores, no están obligados a realizar este tipo de medidas», explicó González.

Los peligros de esta plaga
Según explica el Senasa, la dispersión de la plaga de la lobesia botrana está directamente relacionada con los traslados de uva, envases sucios utilizados por el acarreo y maquinaria agrícola con presencia de restos vegetales.