Entró en vigencia la ley que endurece sanciones a conductores alcoholizados

Desde ayer, conducir alcoholizado por cualquier lugar del territorio de Mendoza representará, para el infractor, pagar multas que van desde los 36.000 hasta los 108.000 pesos, según consta en la modificación aplicada a la Ley Provincial 9.185 por la que se endurecen las sanciones a quienes manejan bajo dichas circunstancias.
A través del decreto Nº 2.120, el Gobierno de Mendoza publicó en el Boletín Oficial el detalle de la nueva normativa y la puso en vigencia desde ayer, por lo que las multas por alcoholemia positiva que se han registrado desde el viernes 19 de septiembre ya tienen los montos actualizados.
El endurecimiento de las sanciones contra conductores alcoholizados surgió como necesidad de bajar el número de siniestros viales en los que el alcohol resultó ser principal incidente. Se discutió, en ese contexto, la posibilidad de aplicar la tolerancia cero, pero finalmente esa iniciativa no prosperó.
“El objetivo fundamental de esta nueva regulación impuesta es concientizar a todos aquellos conductores endureciendo estas sanciones y así evitar ese tipo de conductas”, establece la ley.

Las nuevas sanciones
Las penas para los conductores alcoholizados se dividen en dos etapas, dependiendo de la graduación alcohólica que ostente el infractor. En caso de que el registro sea de 0,5 a 0,99 gramos de alcohol en sangre, la nueva normativa establece inhabilitación para conducir vehículos de 30 a 180 días y multas de 36.000 a 72.000 pesos.
En caso de que el conductor tenga más de 1 gramo de alcohol en sangre al momento del control, las multas van de 48.000 a 108.000 pesos, inhabilitación para conducir vehículos de 90 a 365 días e incluso hasta 30 días de arresto para el infractor.
Además, para casos de más de 1 gramo de alcohol en sangre, la sanción deja de ser una falta vial para transformarse en una infracción contravencional, lo que deriva en un proceso judicial y cuenta como antecedente penal.
El “debut” de la nueva ley es en el fin de semana del Día del Estudiante y no es casualidad, ya que el Gobierno pretende desalentar el consumo de alcohol en esta fecha especial y generar conciencia para los días que vienen, sobre todo durante los fines de semana, que es cuando más alcoholemias positivas se registran, de acuerdo con las estadísticas ofrecidas por la Policía Vial.