Es necesario valorar y respetar al personal de salud

El pasado fin de semana, y en un mensaje que se difundió a través de la popular plataforma YouTube, el papa Francisco valoró la ardua labor que llevan adelante médicos y personal de enfermería en el marco de la pandemia de Covid-19. “¡Cuántos de ustedes dieron la vida por estar cerca de los enfermos! Gracias por la cercanía, gracias por la ternura, gracias por la profesionalidad con que atienden a los enfermos”, señaló el Papa. “Rezo por ustedes, le pido al Señor que los bendiga de todo corazón a cada uno de ustedes, a sus familias y que los acompañe en los trabajos que tienen y en los problemas que puedan tener. Que esté cerca de ustedes como ustedes están cerca de los enfermos. Y por favor no se olviden de rezar por mí”, agregó el Santo Padre.
La pandemia ha dejado claras varias cosas, entre ellas que es trascendental contar con una adecuada infraestructura sanitaria, con centros de atención primaria, clínicas, sanatorios y hospitales que sirvan de red de contención ante las emergencias. Pero también demostró que la tarea de los trabajadores de la salud es clave para enfrentar las situaciones críticas. Según un reciente informe del Consejo Internacional de Enfermería, el número de enfermeras fallecidas por Covid-19 a nivel mundial es similar al de la Primera Guerra Mundial. Por otra parte, la misma organización advierte que el éxito de los programas de vacunación masiva que se pongan en marcha dependerá en gran medida del personal sanitario de todo el mundo.
Es necesario que la sociedad no sea indiferente, reconozca y valore el enorme esfuerzo y el compromiso de los profesionales de la salud, médicos, enfermeros, técnicos y auxiliares que vienen trabajando prácticamente sin pausas en hospitales, sanatorios y centros de salud para luchar contra el coronavirus. Y para ello ya no basta con los aplausos (que se dieron en los primeros días de la pandemia, luego desaparecieron y otras veces se cambiaron por agresiones), sino que además es necesario que los ciudadanos no bajemos la guardia y cumplamos con todos los cuidados sanitarios para evitar la propagación del virus y, así, evitemos una sobrecarga de trabajo para el personal de salud.