Escándalo: dos policías sanrafaelinos detenidos por cargar a un móvil más de 300 mil pesos en ropa sin declarar

La indumentaria había sido adquirida en Chile y en plena ruta 7 pretendían introducirla a un patrullero

Otro escándalo involucra a integrantes de la Policía de Mendoza, más particularmente a dos auxiliares que si bien prestan servicio en Tunuyán son oriundos de San Rafael, le confirmaron ayer a nuestro diario.

El sábado en la madrugada, durante recorridos preventivos que realizaban efectivos de Gendarmería Nacional, detectaron la sospechosa presencia de dos vehículos estacionados a la vera de la ruta nacional 7 a la altura del kilómetro 1231 en inmediaciones del túnel Nº 14, camino que conecta nuestra provincia con Chile.

Lo que descubrieron los gendarmes fue increíble: desde una Renault Kangoo, ocupada por un hombre y una mujer, los dos policías descargaban la ropa que estaba en bolsos, y la subían a un patrullero de la Policía de Mendoza, identificado como interno 3100.

Fuentes oficiales confirmaron a Diario San Rafael que los aprehendidos fueron Luis Alberto Lucero, oriundo de Real del Padre pero domiciliado en Tunuyán, donde presta servicio como auxiliar de la fuerza, y Aldo Francisco López, también policía, con domicilio en la Ciudad de San Rafael.

En lugar de destinar la camioneta a realizar tareas preventivas y garantizar seguridad a la comunidad mendocina, los efectivos Lucero y López la usaron para transportar ropa procedente del contrabando. Un verdadero escándalo.

En ese marco, los gendarmes detectaron que la indumentaria que trasbordaban había sido adquirida en Chile y, por razones que también deberán ser investigadas, había cruzado la frontera sin ser declarada. La ropa está valuada en más de 300.000 pesos, de acuerdo al cálculo realizado por la Dirección General de Aduanas y AFIP.

Como consecuencia de lo ocurrido en plena ruta 7, los gendarmes elevaron las actuaciones a la Justicia Federal de Mendoza y dieron intervención al juez Walter Bento, que a través de su secretario penal, dispuso el arresto de los contrabandistas.

Por intermedio del Ministerio de Seguridad y la Inspección General de Seguridad, al momento de su detención Bento ordenó la retención de las armas reglamentarias de Lucero y López, como así también del vehículo policial que, luego de algunas pericias, fue restituido a la cartera de Seguridad.

Por otra parte, Bento dispuso también la incautación de toda la ropa adquirida del otro lado de la cordillera y los teléfonos celulares de los policías.

Paralelamente al accionar de la Justicia Federal, se aguarda que también intervenga la Provincia, teniendo en cuenta que existe un claro incumplimiento a sus deberes como funcionario público por parte de Lucero y López, los que, según se dice, seguramente serán destituidos de la Policía de Mendoza a causa del escandaloso episodio.