Escándalo real sacude a España

La Justicia española recortó cinco meses la pena de cárcel impuesta por un caso de corrupción a Uñaki Urdangarin, cuñado del rey, pero, por ahora, no evitará ir a prisión. El Tribunal Supremo estableció una mínima reducción de la sentencia inicial, de seis años y tres meses, fijada el año pasado, contra el marido de la infanta Cristina, hermana de Felipe VI, ya que decidió absolverlo del delito de falsedad en documento público cometido por un funcionario, porque “no está probada su intervención”. Por lo tanto, la condena quedó en cinco años y diez meses.

Su única esperanza para evitar la prisión es presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional o ser indultado, ya que, al tratarse de una pena superior a los dos años, su cumplimiento es obligatorio. Por su parte, la infanta Cristina zafó de terminar tras las rejas debido a que fue absuelta en primera instancia y el alto tribunal confirmó ese fallo.

Monarquía en problemas

La familia real quedó involucrada en un escándalo de corrupción que estalló debido a que el Instituto Nóos, una entidad sin fines de lucro, consiguió contratos millonarios con dos gobiernos autonómicos y desvió parte del dinero público recibido a empresas privadas, algunas propiedad de Urdangarin, quien presidía la entidad, y de la infanta Cristina.

Cuando el caso se hizo público, hace 10 años, provocó una gran molestia en la sociedad española, que soportaba una gran crisis económica y sufría un duro ajuste y altos niveles de desempleo.

La presión social se volvió entonces insostenible para la estructura monárquica y se convirtió en uno de los motivos por los que el entonces rey Juan Carlos decidió abdicar a favor de su hijo, Felipe VI, en 2014