Escuela de La Guevarina asumió el nombre de Julio César Gatica

Con varias las escuelas de San Rafael que en el último tiempo ingresaron en el proceso de selección de su “nombre” y una de ellas es la secundaria agrotécnica 4-197 del paraje La Guevarina de Villa Atuel, que a fines del año pasado bautizó al establecimiento con el nombre del ingeniero agrónomo Julio Cesar Gatica, de dilatada trayectoria en el departamento.
La escuela con orientación agropecuaria y especialización frutihortícola –hasta ese momento “sin nombre” –, recibió oficialmente la denominación “Ingeniero Agrónomo Julio César Gatica”.
En el acto participaron autoridades de la escuela y de la Dirección General de Escuelas (DGE) del Gobierno de Mendoza, docentes, alumnos, la comunidad educativa, funcionarios de la Municipalidad de San Rafael, autoridades y personal del INTA, así como familiares directos y amigos de la familia del ingeniero Gatica.

Julio César Gatica
Julio César Gatica, hijo de Blanca Elcira Bravo y César Gatica, nació el 12 de julio de 1915 en Godoy Cruz, provincia de Mendoza. Cursó sus primeros estudios en la ciudad de Mendoza, graduándose de ingeniero agrónomo en la Universidad Nacional de Buenos Aires en 1942.
En 1944 fue convocado por la Dirección de Agronomías Regionales del Ministerio de Agricultura de la Nación para hacerse cargo de Agronomía Local de General Alvear, donde se radicó junto a su esposa, Marta Trinidad Fernández .
En 1949 fue elegido director del Vivero Nacional de Rama Caída, San Rafael, posteriormente transformado en Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Rama Caída. A partir de 1961 se desempeñó como jefe de producción de plantas.
El constante asesoramiento a productores, la publicación de valiosos trabajos sobre manejo y técnicas de cultivos, como así también su labor docente en colegios secundarios de General Alvear y San Rafael, constituyen parte de su destacada labor profesional. Sin embargo, su actitud solidaria, entereza moral, capacidad administrativa y gerencial fueron algunos de los motivos por los cuales el ingeniero se ganó el respeto, reconocimiento y amistad de las personas que lo rodearon.
Julio César Gatica falleció el 20 de mayo de 1976 a los 60 años, poco tiempo antes de jubilarse. Sus ilusiones, alegrías y vivencias permanecen hoy en la memoria de sus hijos, Carlos Alberto, Ricardo (Quique), Marta Elcira y Julio Enrique (Lito), nietos y bisnietos.