Estados Unidos tomó una drástica decisión sobre los niños migrantes

El mundo conoce la estricta política del presidente Donald Trump, pero el anuncio de este miércoles llega al extremo de su obsesión por perseguir inmigrantes. El Gobierno del republicano ahora quiere derogar el Acuerdo de Flores, una legislación que limita a 20 días el tiempo que un niño migrante debe permanecer detenido en territorio estadounidense.

La idea es que el tiempo sea ampliado para de esta manera privar de su libertad a los más pequeños, que en su mayoría quedan desprotegidos en este país, debido a que sus padres son deportados. “El Acuerdo de Flores, que data de hace décadas, está desfasado y no tiene en cuenta el cambio masivo de la inmigración hacia familias y menores de América Central”, dijo la Casa Blancaen un comunicado.

Según información consignada por NA, la nueva normativa entrará en vigencia en 60 días. A partir de esa fecha, ya no existirá un tiempo limitado para que los niños permanezcan bajo custodia de las autoridades migratorias, disposición que legisla dicho acuerdo, creado en 1997. El Departamento de Seguridad Interior (DHS) se manifestó en favor del cambio en la regla, ya que permitirá modificaciones tanto de estatutos como operacionales.

“Este año hemos visto un flujo sin precedentes de unidades familiares, la mayoría de América Central, que llegan a nuestra frontera sur”, dijo el secretario interino del departamento Kevin McAleenan. Asimismo, la Casa Blanca señaló que Trump está buscando un mecanismo para que las familias extranjeras no se separen durante su proceso migratorio.

En contraste a las fuentes gubernamentales, distintas organizaciones de derechos humanos advirtieron que tomarán las medidas necesarias para evitar que la nueva legislación entre en vigor. “Este es otro ataque cruel contra los niños, a quien el gobierno de Trump ha atacado una y otra vez con sus políticas contra los inmigrantes”, denunció la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU).

“El gobierno no debería estar encarcelando niños y que ciertamente no debería estar buscando la forma de poner a los niños en prisión por más tiempo”, agregó la organización, que se espera acudan a los tribunales para evitar que la derogación del Acuerdo de Flores. Por su parte, el presidente del Comité Nacional del Partido Demócrata, Tom Pérez, denunció la “crueldad sin fin” de Trump.

“Los demandantes de asilo y los inmigrantes merecen ser tratados con un mínimo de dignidad humana y de decencia, pero una vez más el Gobierno de Donald Trump y sus aliados republicanos los están demonizando para dividir al pueblo estadounidense. No hay una justificación moral para la detención indefinida de niños”, dijo Pérez. Beto ORourke, precandidato demócrata a las elecciones de 2020, también denunció que la “crueldad no hará más que empeorar si no es frenada”.

Una de las diplomáticas internacionales que ya ha mostrado su preocupación por la detención de menores es la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien declaró sentirse “profundamente impactada” por la dramática situación que están viviendo los migrantesen Estados Unidos. “Detener a un niño, aunque sea por períodos breves y en buenas condiciones, puede tener graves consecuencias sobre su salud y su desarrollo”, dijo el mes pasado.

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorRío de Janeiro batió el récord de muertes en intervenciones policiales
Artículo siguienteMurió una turista en el centro de nuestra ciudad