Estafas virtuales: vendía un auto y fue timado

Con la llegada de la cuarentena, el contacto entre clientes y entidades bancarias se vio limitado. Ante este escenario, delincuentes han generado distintos tipos de maniobras para engañar a las víctimas. Claudio Álvarez brindó a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael un relato pormenorizado de la situación que ha tenido que enfrentar, tras una estafa telefónica vinculada a la venta de un auto.
Claudio es celador en una escuela, posee un sueldo de 23 mil pesos y vive en un distrito. A fin de lanzar un emprendimiento, decidió vender su auto (un Renault 12 Break), por lo que el viernes al mediodía lo publicó en redes sociales e inmediatamente lo llamaron desde un número con característica de Tunuyán. Recordó que la voz era de un hombre que parecía sencillo, le dijo que era empresario y que tenía un empleado a quien deseaba regalarle un auto. Le pidió que le diera la ubicación para ayer (martes) venir a buscar el vehículo.
Le solicitó el CBU de su cuenta del Banco Nación a fin de hacerle un depósito de 60 mil pesos. Al rato lo llamó nuevamente y le dijo que su contador haría la transacción. Le pidió que fuera a un cajero automático ya que “necesitaba dos tickets”. Debido a que Claudio vive en un distrito, debió viajar hasta Ciudad y una vez allí, desde el cajero volvió a llamar a aquel sujeto, quien le pidió que ingresara la tarjeta y la clave, que fuera a “otras operaciones”, a “home banking” y que desde allí le pasara una serie de números. Ante las dudas, el hombre agregó que eso lo necesitaba para demostrarle a la AFIP el movimiento de cuenta que estaba haciendo. Más tarde, lo hizo salir de allí, entrar nuevamente a “otras operaciones” y a “token”. La máquina le avisó que la operación se estaba procesando. Le dijo que no podía depositarle 60 mil pesos, que solo podía la mitad, por lo que Claudio decidió llamar a un tío para repetir la operación y que se pudiera hacer el depósito total. No obstante, ante la duda, su tío no quiso dar esos datos. Debido a la advertencia, la víctima llamó a una amiga que trabaja en un banco, quien le manifestó que al dar aquellos números esa persona le iba a quitar el dinero que tuviera en la cuenta, además de solicitar un préstamo al Banco Nación que deberá pagar él. Efectivamente aquello había ocurrido.
Algo que remarcó este hombre es que es inadmisible que el Banco Nación entregue préstamos sin requerir una firma. “El tipo solicitó un préstamo de 120 mil pesos y el banco se lo otorgó en 10 minutos”, aseguró, y agregó que fue maltratado luego por el personal de banco y también por el de Policía de Mendoza al querer hacer la denuncia. Según le manifestó el efectivo policial que lo atendió en la Comisaría 32ª, solo el lunes en la mañana se produjeron 25 denuncias por el mismo delito.