“Estoy viva gracias a vos”: la emotiva frase que Antonella Cosentino le dedicó al vecino que la salvó del incendio

“Hola Oscar, gracias por sacarme hermano, muchas gracias. Sí Oscar soy yo, estoy bien, ya desperté. Estoy viva gracias a vos”. De esa forma, Antonella Cosentino, la adolescente que –justo una semana atrás– quedó atrapada en un voraz incendio en su vivienda de calle Mora, en Rama Caída, le agradeció a su vecino todo lo que hizo por salvarla.
El destinatario del mensaje, que envió a través de Whatsapp, es Oscar Araya, uno de los protagonistas del heroico rescate por el que Antonella, sus padres y hermanos podrán contar la historia de lo que pudo haber sido una terrible tragedia.
En declaraciones a FM Vos (91.5), Araya había relatado los pormenores de cómo pudieron rescatar a Antonella. Fue él quien con una amoladora, que logró activar tras varios minutos de infructuosos intentos, cortó la reja para que un policía ingresara a la habitación donde estaba Antonella. “Nos metimos entre llamas y humo, recién ahora estoy cayendo en el riesgo que asumimos”, dijo el vecino.
Sin dudas, la buena noticia del fin de semana es que Antonella despertó, está consciente y más allá de las imborrables secuelas físicas y psicológicas que le generará el hecho del lunes 24 de junio, tiene la fuerza para salir adelante con el acompañamiento de su familia y seres queridos.
En otro audio que llegó a nuestra redacción, una vecina de los Cosentino destacó que “gracias a Dios, a las oraciones, a la gente, a los buenos médicos y a Oscar, su vecino, Antonella ha despertado. Le ha enviado un audio a Oscar y la verdad que si lo escuchás, vas a llorar. Es un audio conmovedor, le agradece a quien realmente le salvó la vida. Estamos orgullosos de tener un vecino como él, no se anota ningún poroto y siempre hace las cosas de corazón, ayuda a todo el mundo, calladito, y eso es para reconocerlo. A mí me gustaría que esto se sepa, que se diga, Oscar Araya es un señor”.
Junto a Oscar, trabajaron en el rescate de la familia Cosentino los policías Jorge Rodríguez, Laura Cerda y Raúl Osorio, quienes en primera instancia consiguieron sacar de la propiedad al matrimonio y sus otros hijos. Fue Genaro quien le avisó a Araya que Antonella todavía permanecía en la vivienda y luego, con la herramienta eléctrica, lograron sacar la reja para que la adolescente pudiera salir.
Antonella, que presenta quemaduras en varias partes de su cuerpo, sufrió la afección de sus vías respiratorias y quedó en grave estado. La mañana siguiente al incendio debió ser trasladada en helicóptero al hospital Lagomaggiore de la Ciudad de Mendoza, donde recibió un tratamiento intensivo al que respondió bien, para alegría de sus familiares, seres queridos y vecinos en general.
Se cree, en base a las pericias realizadas por el Cuerpo de Bomberos, que el incendio se produjo por un leño que quedó encendido en una estufa en el interior de la propiedad. El fuego avanzó notablemente y fue Genaro el primero en salir, de acuerdo con el relato de los primeros policías de la Unidad Turística que llegaron al lugar.