Explicaron la importancia de los colores del radar de contingencias ante tormentas

La historia de la lucha antigranizo en la Provincia de Mendoza ha atravesado diferentes etapas. Las primeras actuaciones comenzaron a realizarse como una alternativa al Seguro Agrario, ya que el déficit acumulado por este lo hizo inviable. La evolución de este sistema es sin lugar a dudas de un claro interés para los sanrafaelinos.
En esta línea, un especialista y referente local sobre el tema es el ingeniero agrónomo Raúl Besa, que en esta oportunidad brindó detalles sobre la lectura de los radares para las tormentas, hecho por demás importante y utilizado por gran parte de la ciudadanía.
Dijo a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael que “en primer lugar hay que aclarar que por Internet se puede acceder solamente a un 20% del software que utilizamos nosotros. En él podemos observar las nubes desde distintos ángulos y formas, pudiendo ver su estructura. Por lo tanto, hay que tener precaución para la interpretación que se visualiza, aunque sirve para tener una idea aproximada”.
Añadió que “hay una escala que muestra la intensidad de la precipitación que tiene la nube vista en determinado lugar. Una nube tiene una estructura vertical muy distinta en superficie que en altura y la formación de granizo está aproximadamente en los 5 mil metros de altura. Una nube puede comenzar a los 2 mil metros y tener un tope de 17 mil metros, hemos tenido algunas a esa altura. Mirando el radar, con la escala que aparece vemos la intensidad especificada con una unidad DBZ. La misma está especificada con número y colores”.
En este sentido, Besa dijo que “es una forma rápida que sirve a través de los colores para identificar las características de la nube. Para la más baja hablamos de valores de 10, 20 o 30, esta es una nubosidad débil, la que vemos de color verde. De 30 en adelante son los tonos azules, van indicando lluvias de moderadas a fuertes, llegando a 42 o 45, y damos el límite del 50. Aquí comienza una escala de amarillo con colores, de 51 a 54, donde la nube va formando granizo, aunque no necesariamente sucede así, puede que no esté precipitando, pero hace falta un crecimiento. Por encima del 54 o 57, esos colores indican que hay precipitación de granizo en superficie”.
El especialista aclaró que “por lo tanto, con valores superiores a los indicados, cuanto más alto es el número, más densa o grande es la precipitación. Con la imagen que la gente ve del radar, no se puede saber si hay mucho granizo y chico, o poco y grande. Pero hay que considerar que llegando a los colores grises, sabemos que es granizo grande. En síntesis, el amarillo es la alerta y a medida que crece el número sabremos si caerá granizo o no”, concluyó.