Explosiones en Beirut: “Está muy conmocionada toda la comunidad sirio-libanesa del mundo”

Como informó Diario San Rafael, el martes se produjeron dos explosiones que devastaron la capital del Líbano, lo que provocó más de 110 muertes y 4.000 heridos en los alrededores de la zona portuaria. Al respecto dialogamos desde FM Vos (94.5) con el presidente del Club Sirio Libanés de nuestro departamento, Isaac Juri, quien se refirió al dolor que ha provocado esta situación en el mundo entero.
Si bien hasta ayer se sabía que el número de fallecidos supera los 110, se espera que las cifras crezcan debido a que decenas de personas están desaparecidas, incluso sus familiares pedían ayuda a través de las redes sociales para encontrarlos. Esto es sólo una pequeña imagen de la lamentable realidad que está atravesando Beirut, si se tiene en cuenta además, que más de 200.000 personas se quedaron sin hogar.
Isaac Juri dijo estar “muy impactado” ya que “realmente ha sido una explosión que ha causado un estupor en toda la comunidad, no sólo en la sirio-libanesa”. “Está muy conmocionada toda la comunidad sirio-libanesa del mundo, porque vemos que la irresponsabilidad que ha habido –supuestamente– en el mantenimiento ese nitrato de amonio, ha sido una de las causales de semejante barbaridad”, expresó sobre lo ocurrido en esta ciudad que conoce y a la cual definió como “maravillosa”, que alberga a gente “amorosa y cordial”.
El Servicio Geológico de Estados Unidos señaló que la explosión fue equivalente a un terremoto de magnitud 3,3. El gobernador de Beirut, Marwan Abboud, llegó a comparar la devastación con la causada por la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki, de la que se cumplen este mes 75 años. Sin embargo, un equipo de especialistas de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) estima que fue del equivalente a entre 1.000 y 1.500 toneladas de dinamita, un 10% de la magnitud de la bomba de Hiroshima.
Juri remarcó que más allá de las vidas perdidas (que son lo principal), estos daños materiales serán muy difíciles de levantar desde lo económico, por lo que se espera la solidaridad de los países vecinos al Líbano y del resto de la comunidad internacional.