Femicidios: el drama continúa

La violenta muerte de Brenda Micaela Gordillo, una joven de 25 años que –según la investigación judicial– fue asesinada por su novio Naim Vera (19), volvió a poner en el centro de la información y de nuestras preocupaciones el flagelo de los femicidios en la Argentina.
El domingo por la madrugada, San Fernando del Valle de Catamarca –una ciudad ya castigada por el infame crimen de María Soledad Morales, en 1990– se vio conmovida por el hecho en el que resultó víctima Brenda. Horas después se pudo saber que Vera habría asfixiado a Gordillo, luego habría quemado su cuerpo en una parrilla para, posteriormente, descartar sus restos desmembrados en un contenedor de basura y en un terreno baldío en las afueras de la capital catamarqueña. El horror y la violencia en sus máximas expresiones.
A pesar de lo conmocionantes que suelen resultar estos hechos, los femicidios no dejan de ocurrir: según datos relevados por el Observatorio de las Violencias de Género “Ahora Que Sí Nos Ven”, entre el 1 de enero y el 29 de febrero de este año 63 mujeres fueron asesinadas. Esto significa que se produjo un femicidio cada 23 horas. A ello hay que sumarle las tentativas (que también fueron muchas) y el resto de violencias que a diario sufren miles de mujeres compatriotas.
Cada día, miles de dramas propios de la violencia machista se desarrollan a puertas cerradas. Casi a diario, también, uno de esos casos llega tan lejos que se hace público por la marca indeleble de la muerte. La dura condena judicial contra quienes matan a mujeres por razones de género ha sido un avance en el tratamiento de este verdadero drama social, pero ella se encuentra en el extremo de la cadena de la violencia. La prevención activa debe encarar todas las etapas previas para evitar llegar al desenlace trágico.
Las organizaciones dedicadas a abordar la problemática de la violencia de género reclaman al Estado políticas activas para proteger a las mujeres. Las características propias de estos crímenes exigen, además, acciones comprometidas de toda la sociedad.