«Fernando me da fuerzas para pedir justicia», dijo la madre del joven asesinado en Villa Gesell

«Fernando me da fuerzas para luchar por él, para pedir que se haga justicia. Amaba su vida y quería ser una persona importante. Era mi único hijo y lo amo», dijo este jueves Graciela, la madre de Fernando Báez Sosa, asesinado el pasado sábado en Villa Gesell, ante una multitud reunida frente a su domicilio en el barrio porteño de Recoleta.

Fernando fue asesinado el sábado 18 de enero por 10 rugbiers a golpes de puños y patadas a la salida del boliche Le Brique, en Villa Gesell, y están acusados de «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas».

«Estamos indignados, consternados y dolidos por el ataque brutal de estos muchachos. Es un síntoma de nuestra sociedad toda esta violencia», aseguró Claudia Lugea, vecina y organizadora de la marcha.

«Lo conocí de pequeño, era un chico estudioso. Su papá le exigía porque sabía que podía dar mucho. Estaba haciendo el CBC de abogacía. Era un chico muy bueno, saludaba a todos sus vecinos con un beso», retrató Lugea a Fernando.

«Pedimos justicia, que esto no se cierre, que se llegue en profundidad esta causa, que no sea un rejunte de expedientes, que se aceleren los plazos porque está demostrado quiénes son los culpables», agregó.

En la puerta de la casa donde vivía Fernando, en un edificio ubicado en la avenida Pueyrredón 1879, amigos y vecinos colocaron flores y fotos con la cara del joven asesinado.

«Somos los que intentamos frenar las patadas que le dieron a Fer. 44 millones de personas con ustedes», afirman desde uno de los carteles ya instalados en la zona.

Este jueves por  la tarde, previo a esta marcha de silencio, se pudo ver a un primo y a una tía de Fernando salir llorando del departamento y se marcharon sin formular declaraciones a la prensa.

Según contaron vecinos, tíos, primos y otros familiares de Fernando, vinieron especialmente desde Paraguay para acompañar a la familia en este momento de dolor.