Filas de 12 horas y peleas por la apertura de un local de hamburguesas

“In-N-Out» es una de las cadenas de hamburguesas más importantes de Estados Unidos y ha inaugurado su primera franquicia en el estado de Colorado logrando formar un auténtico caos en su primer día. Los responsables de la cadena esperaban que su apertura en la ciudad de Aurora fuera un éxito y habían hecho cálculos para vender unas 60 mil hamburguesas en su primer fin de semana.

Sin embargo, sus previsiones se quedaron cortas y la respuesta sobrepasó todas las expectativas, formando colas desde primera hora de la mañana para acceder al restaurante.

Tal y como se puede ver en las imágenes que se han viralizado en las redes sociales, las colas para poder entrar en el nuevo “In-N-Out» son kilométricas, llegando incluso hasta la propia autopista. Nadie quería perderse esta gran apertura y los clientes fueron llegando por centenares a lo largo de todo el día para probar las famosas hamburguesas.

Sin embargo, tantas horas esperando para poder comer y la enorme cantidad de coches y personas que se dieron cita en las inmediaciones del restaurante llegaron a provocar altercados. Tal y como se puede ver en las imágenes, hubo peleas entre algunos de los clientes que esperaban su turno para acceder al local, llegando al enfrentamiento físico.

«No tenemos ningún secreto en absoluto. Es simplemente la forma en que a algunos de nuestros clientes les gusta preparar sus hamburguesas, y nuestro objetivo es hacer felices a nuestros clientes”, aseguran en la web de la cadena de hamburguesas.