Flexibilizar la cuarentena o no: mucho más que una polémica

La palabra cuarentena proviene de “Quaranta giorni” en italiano, que a su vez proviene de la palabra “quadraginta” en latín y que se traduce como “cuatro veces diez”. Su origen es religioso y se empezó a usar en el ámbito médico con el aislamiento de 40 días que se le hacía a las personas y bienes sospechosos de portar la peste bubónica durante la pandemia de peste negra en Venecia en el siglo XIV.
Desde que empezamos a conocer el Covid-19 y su expansión por el mundo, la mayoría de los sanitaristas concluyeron que el aislamiento preventivo y obligatorio, la célebre cuarentena, era –para ciertas comunidades y países– la manera más eficaz de luchar contra el contagio masivo de la enfermedad.
En la Argentina, la cuarentena está cumpliendo hoy 62 días y sus efectos médicos han sido destacados por su eficacia. En la otra cara de la moneda, el impacto económico del parate y las implicancias sociales y psicológicas que genera el encierro.
En esa encrucijada se encuentran hoy los dirigentes: seguir sosteniendo el aislamiento para evitar un pico de contagios o ir “abriendo la canilla” ante los reclamos cada vez más generalizados de la población. El desafío es ingente y seguramente nunca habrá unanimidad de criterios ni de opiniones. En los lugares donde los contagios no son muchos, sus habitantes piden más flexibilización, mientras que en los “puntos calientes” del coronavirus, la mayoría de sus poblaciones prefieren seguir con el confinamiento estricto aunque sus finanzas flaqueen.
En Mendoza estamos en un término medio, pero los pedidos de flexibilización parecen hoy por hoy ganar la pulseada. Por estos días, en que parece haber comenzado el pico de contagios, la ciudad de Córdoba, las localidades bonaerenses de Chascomús, Baradero y Castelli, y municipios de Chubut y Río Negro primero flexibilizaron la cuarentena y luego tuvieron que dar marcha atrás por el avance de la enfermedad. ¿Qué es lo mejor? Nadie parece saberlo. La cuestión es que lo que está en juego en la discusión son vidas humanas. Nada menos.

Compartir

¿Cree que le afecta a los niños el encierro por la cuarentena?

Artículo anteriorTradición y seguridad alimentaria en época de carneos
Artículo siguienteVendedores de tortas fritas de la Villa 25 de Mayo quieren volver a trabajar